CIUDAD DE MÉXICO 16-Jul .- Chivas ahora no tuvo acto de escapismo.

En su llegada a la capital del país, el Guadalajara le correspondió a los aficionados que se hicieron presentes en la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y salieron por la puerta principal, no como en su última visita cuando abandonaron el sitio por la puerta de atrás.

Como si fuera tributo por el título de la Supercopa, al rededor de 500 seguidores rojiblancos formaron un pasillo para apoyar y observar de cerca al plantel que inicia hoy su camino en el Apertura 2016.

“Orgullo de México por siempre” mostró una de las mantas que fungió como la única barrera entre los simpatizantes y el equipo comandado por Matías Almeyda, el cual se encaminó en fila india rumbo al camión acompañados por el grito al unísono de “Dale, dale Rebaño”, y una llovizna de papeles blancos que le hizo pasar un mal rato a la gente de limpieza del AICM.

Pero ese sencillo desmán, fue el único que hicieron los rojiblancos en el Aeropuerto, a pesar de la poca seguridad y de su ímpetu por estar de cerca del equipo.

Los que no gozaron de la misma fortuna fueron los aficionados que hicieron base en el hotel de concentración, quienes a pesar de la lluvia, se mantuvieron expectantes hasta que arribó la escuadra tapatía que no hizo más que descender y saludar a distancia.

Sólo Matías Almeyda complació, de momento, a la afición pues la verdadera satisfacción rojiblanca llegará con una victoria hoy ante Pumas.