Se cumplieron 20 años del fallecimiento del campeón de boxeo “Ronco” Velasco

“Que cómo pasa el tiempo… que de pronto son años…”, dice una canción del cubano Silvio Rodríguez y en efecto, el pasado 5 de octubre se cumplieron 20 años de la partida terrenal del famoso campeón de boxeo, orgullo de Aguascalientes, Francisco “Ronco” Velasco y por ello sus hijos e hijas se dieron a la tarea de recordarlo, invitando a una buena cantidad de amigos a su domicilio en la calle Isidro Calera, donde Armando Velasco sacó del baúl de los recuerdos un gran número de carteles y programas de boxeo, donde aparece el nombre de su papá, “El Ronco” Velasco, en su mayoría en la pelea estelar.
Cómo no recordar a tan singular personaje de Aguascalientes, un hombre estimado que se ganaba el aprecio y admiración de todos, con su sola forma de ser, un hombre sencillo a pesar de su grandeza deportiva, pues fue campeón nacional welter por muchos años y además muchos de los boxeadores consagrados, de una manera u otra evitaron enfrentarlo sobre el ring, arguyendo los managers todo tipo de pretextos.
El “Ronco” Velasco nació el día 9 de marzo de 1914 y nació propiamente huérfano pues su papá, Francisco Velasco Nájera, se enlistó en el Ejército en las Fuerzas del General Francisco Villa y en la Toma de Zacatecas, murió sin conocer a su hijo a quien bautizaron con su nombre, Francisco. Su mamá, Juana Hernández Vázquez, viuda de la Revolución Mexicana, no se amilanó, por el contrario, lavando y planchando se esforzó para sacar adelante a sus hijos y nunca supo de privilegios.
Francisco “Ronco” Velasco se casó el 26 de diciembre de 1935 con María Guadalupe Ramírez Candelas, con quien procreó 11 hijos, que se mencionan enseguida: Socorro, José, Ofelia, Rubén, Armando, Blanca Esthela, Delia, Francisco, Enrique, Lupita y Rodolfo.
Entre algunas de las peleas más relevantes que sostuvo, figuran aquellas contra Vicente Villavicencio, vencedor de “Kid Azteca”, Joe Mozambique, “El Negro” Aguilar, Jesús “Zangaruto” Torres, Ventura Arena, Lino Pastrana, Joe Kaplan, Jorge Rodríguez, campeón nacional de peso medio; “El Jaibo” Hernández, “Guadalajara Kid” y dos veces contra “Chino” Arciga, peleas que muchas fueron en México, otras en Sudamérica y también en el sur de los Estados Unidos de Norteamérica.
Existe una anécdota que cuenta que cuando “Kid Azteca” entrenaba para una pelea titular, acabó en un dos por tres con su sparring y pidió otro para seguir entrenando, entonces le llevaron al “Ronco” Velasco y en sus numerosas intenciones de meter su famoso gancho al hígado, el aguascalentense lo esquivó y hasta lo puso mal con los golpes que le metió en el mentón. Fue cuando el manager del “Ronco” le pidió que se hiciera una pelea oficial contra “Kid Azteca” y la respuesta fue que debían picar más piedra, o sea más fogueo. Una evasiva sin duda alguna.
Francisco “Ronco” Velasco tuvo amistad con boxeadores de la talla de Raúl “Ratón” Macías, Ricardo “Pajarito” Moreno, Jesús “Bombón” Padilla y Luis Villanueva “Kid Azteca”, entre otros de aquellos años.
Para recordar al legendario campeón estuvieron sus familiares y amistades entre los que figuraron  Salomón Montejano García, Ing. Jesús Andrés Villalobos Durón, Héctor Mario Zamora Díaz, Alejandro Ramos Burgos, Gilberto Flores Rodríguez, Francisco Muñoz Martínez, Jorge García Jáuregui (Polaco), Saúl Acosta Muñoz, Luis D. Martínez Valadez, Gerardo Medrano de Luna, ingeniero Armando Velasco Ramírez, Socorro Velasco Vda. de Medina (que vino de Guadalajara con su hija Nena), Ofelia Velasco Ramírez, Lupita Velasco Ramírez, Blanca Esthela Velasco Ramírez, Margarita Medina Velasco (también procedente de Guadalajara), entre muchas otras personas que tuvieron amistad con el legendario campeón, Francisco “Ronco” Velasco.
Y despedimos el nostálgico recuerdo con una frase del tango “Volver” que dice: Sentir, que es un soplo la vida/que veinte años no es nada/que febril la mirada/ errante en las sombras/ te busca y te nombra/. En efecto, veinte años no es nada. Descansa en paz, estimado “Ronco”. (HINOJO).