MONTERREY, NL 29-May .- Una vez más Pachuca le quebró el corazón a todo Monterrey, una vez más ganó la gloria en la Sultana del Norte.

Un gol de Víctor Guzmán al 93′, en el último minuto de la compensación, le dio a los Tuzos el 1-1 contra los Rayados y el 2-1 global que los tiene como los monarcas del Clausura 2016.

A sus 21 años, el “Pocho” se convirtió en uno de los héroes con ese cabezazo en el que le ganó la marca a Edgar Castillo, el que coronó la gran noche de Óscar Pérez que a sus 43 años fue clave para el título, el que dejó para la anécdota toda la adversidad del club hidalguense que incluso se salvó en un penal fallado por Edwin Cardona y que perdió por expulsión a Aquivaldo Mosquera, al 74′.

Porque ahora nadie recordará que los Rayados tuvieron 14 tiros al arco contra sólo dos del Pachuca, porque nadie recordará que al líder le cayó la maldición, porque ahora lo único que quedará para la historia es que los Tuzos (así como lo hicieron dos veces frente a los Tigres) fueron a Monterrey a ganar la corona, a salir campeones pese a que en el partido fueron ampliamente superados en la cancha y en la tribuna, ya que la directiva local les dio apenas 120 boletos.

Fue Guzmán el que entró al 65′ por Érick Gutiérrez el que les dio el título, cuando los Tuzos ya no tenían gas para los tiempos extra, cuando los Rayados tuvieron un despiste ya que en la jugada previa Franco Jara disparó y se topó con una barrida de Efraín Juárez, antes de ese saque de banda letal para los locales.

Monterrey fue amo y señor. Por eso la estampa de Cardona llorando y siendo consolado por Diego Alonso y hasta por el árbitro Fernando Guerrero quedó para el recuerdo, así como el golazo de Dorlan Pabon con un disparo en el que incrustó el balón pegado al poste izquierdo al 39′, lógico ante tanto asedio.

Y es que el “Conejo” desvió todo, incluso en un mismo minuto tapó tres acciones claras cuando Dorlan Pabon mandó un centro, luego tapó con la mano izquierda una chilena de Rogelio Funes Mori, el contrarremate del mismo argentino, mientras que Emanuel García (el mismo que dio el pase de gol, pero que tuvo varios fallos defensivos) desvió con la cabeza el tiro de Cardona.

La noche se le vino a los Tuzos al 74′ con la expulsión de Mosquera al jalar a Pabon, quien enfilaba en el uno a uno tras un pase largo de Cardona, pero el equipo supo resistir el asedio y encomendarse a su “Conejo de la suerte” para llegar con vida a los últimos minutos, esos en los que apareció el héroe inesperado en la figura de Guzmán y que le dio al club su sexto título de Liga.