Heriberto Alcalá Guerrero

Macabro hallazgo efectuó un vecino de la comunidad Cañada Honda. Cuando cuidaba las vacas en predio deshabitado, vio que algo pendía de un árbol. Al acercarse se encontró con la sorpresa de que era una señora. Se había colgado.
Minutos después arribaron paramédicos y confirmaron que ya no presentaba signos vitales. Había perecido.
La víctima se llamaba Juana María Rodríguez Arias, tenía 38 años de edad y su última morada en la calle Benito Juárez, en la misma comunidad.
Aproximadamente a las seis de la tarde, ayer, el vecino se dedicaba a cuidar las vacas. Esto en inmediaciones del ejido La Guayana. Ya a punto de volver a casa, algo le llamó la atención. Dada la distancia, no podía distinguir qué era pero algo colgaba de un árbol.
La curiosidad se impuso. Caminó hacia el lugar y ya frente al bulto se dio cuenta de que era una mujer colgada. Tremenda impresión se llevó.
Lo más pronto posible regresó al poblado y dio aviso a la autoridad. Cuando los paramédicos confirmaron el deceso, se turnó el caso a la agencia ministerial.
Hasta anoche, se desconocían el o los motivos que la orillaron a acabar con su existencia.