CIUDAD DE MÉXICO.- Sus fans admiran su voz, pero Carlos Rivera también se ha vuelto uno de los solteros famosos más cotizados. Sin embargo, que lo vean como un galán le apena y se sonroja cuando le hacen piropos a su físico.
“Me pongo rojo, no sé qué decir. Siempre digo que uno sale del pueblo, pero el pueblo no sale de uno y yo vengo de pueblo. Ya se imaginarán”, compartió.
Sin embargo, admite que histriónicamente ha tenido que perder el pudor y la vergüenza para poder interpretar todo tipo de personajes.
Uno de los más recientes es el de Andrés en El Hotel de los Secretos, en el que protagonizó varias escenas candentes junto a Ilse Salas.
“Ya después, cuando me toca ser Carlos y me preguntan estas cosas, ahí sí que me pongo penoso y nervioso”, agregó.
Tras visitar España como parte de su gira “Yo Creo”, que volverá a presentar en el Auditorio Nacional en octubre, el cantante iniciará otra serie de conciertos por el interior del País, además de visitar Chile y Argentina.
Es precisamente por su apretada agenda que por el momento Rivera no contempla integrarse a algún proyecto de teatro, cine o televisión, pese a que ha tenido varias propuestas.
“Realmente no hay tiempo de algo más, no es una cosa que yo no quiera. Obviamente todo tiene que tener su tiempo y espacio, y en este momento sólo lo hay para la música”, aseguró el ex académico. (Fidel Orantes/Agencia Reforma)