A la sexta etapa del relleno sanitario aún le queda un tiempo de vida útil de dos años y medio, sin embargo, se busca prolongar a través de programas de prevención y reciclaje, a fin de reducir al mínimo los residuos que se confinan a este tiradero; el titular de la Secretaría de Servicios Públicos del Municipio, Héctor Anaya Pérez, destacó que el Ayuntamiento ha logrado mantener los más altos estándares de calidad ISO 14001, gracias al buen manejo y operación de su sistema de gestión de residuos sólidos urbanos.

El funcionario municipal detalló que diariamente se reciben 950 toneladas de desechos provenientes de los 11 municipios del estado, de las cuales 650 toneladas corresponden tan solo a la capital; a siete meses de haber sido inaugurada la sexta etapa del relleno sanitario San Nicolás, se ha ocupado el 20% de su capacidad total, que es de 1 millón 300 mil metros cúbicos, estimando que sea en el 2018 cuando concluya su vida útil. Actualmente la Semadesu trabaja en obtener las autorizaciones ambientales correspondientes para la construcción de la séptima etapa.

Sin embargo, enfatizó, el contar con un espacio adecuado para la disposición final de los residuos no es suficiente para disminuir los efectos adversos que produce la basura, por lo cual se han puesto en marcha estrategias para promover en la ciudadanía un cambio de hábitos de consumo para reducir la producción per cápita de residuos que han alcanzado valores cercanos a los 870 gramos, así como a fortalecer la cultura del reciclaje, permitiendo de esta forma prolongar la duración del relleno sanitario.

Se llevan a cabo programas como “Cambalache”, en el que se intercambian reciclables por productos de la canasta básica; “Bonificación”, que promueve el hábito de segregación a cambio de un incentivo económico; “Reciclatón”, que de acuerdo a una convocatoria previa realiza el acopio de reciclables, televisores, o árboles navideños; “Corresponsabilidad”, en el que participan empleados municipales depositando sus residuos en contenedores especiales instalados en las diferentes dependencias; la Semana del Reciclaje y Semana de Prevención de Residuos; el acopio de residuos de manejo especial como pilas y medicamentos caducos; además de la concientización que con actividades lúdicas se realiza en instituciones educativas.

Cabe resaltar que el municipio cuenta con 4,328 contenedores amarillos convencionales que se van rehabilitando de acuerdo a sus condiciones; se han instalado 560 nuevos. En las dependencias municipales se instalaron 30 juegos de tres contenedores de separación para fomentar la segregación de residuos. Hay 11 centros de acopio en los cuales se recibe cerca de una tonelada de material reciclable diario.

Además se dispuso de 102 contenedores especiales tipo Azteca para reciclables en áreas públicas y de los cuales 72 son nuevos, ya que se colocaron en esta administración.