Colmada de trabajo, la Junta Local de Conciliación y Arbitraje. Rubén Cardona Rivera, presidente de la JLCA, reconoció que esta instancia se encuentra saturada, pues en promedio se reciben al mes alrededor de 400 demandas laborales y no hay personal suficiente para atender y desahogar cada una de ellas, por ello actualmente se tiene acumulado un rezago de más de siete mil expedientes.

Destacó que sólo se cuenta con 43 servidores públicos para atender cada uno de los casos, situación que genera el rezago, pues se debe destinar tiempo al trabajador y al patrón para atender el juicio en cada una de estas etapas, pues está la fase inicial, ejecución y la solución del conflicto.

Cardona Rivera explicó que también se tiene la etapa de conciliación, misma que suele dilatarse, pues a ella se debe destinar tiempo para tratar de llegar a un acuerdo, o en su defecto, para ir generando una solución del asunto favorable para ambas partes.

Afirmó que actualmente se busca darle preferencia a la etapa de la conciliación, y se han tenido resultados positivos, pues la estadística de los juicios laborales que llegan a un acuerdo es muy alta, además, en otros casos se arreglan convenios fuera del juicio, los cuales se obtienen de buena manera y respetando las prestaciones a las que tiene derecho el trabajador.

Por último, el presidente de la Junta Local de Conciliación detalló que en el mes de enero se realizaron 223 acuerdos, en febrero 161, en marzo 271 y en abril 117; asimismo, por la vía de convenios extraoficiales, en enero se resolvieron 525 juicios laborales, en febrero 486, en marzo 532 y en abril 290.