En una nueva familia católica se han convertido Jacobo Alejandro Espinoza Ávila y Lizbeth Yamell Anaya Huerta, al unirse en matrimonio en el templo de San Antonio de Padua.
Desde muy temprana hora, familiares y amigos cercanos se dieron cita para ser testigos de la unión de esta hermosa pareja, que juró ante Dios permanecer juntos hasta que la muerte los separe.
Por la tarde, la pareja acudió al Hotel Antigua Hacienda de la Noria, donde se ofreció para ellos un emotivo brindis.
En la mesa principal, los acompañaron sus respectivos padres, Jacobo Espinoza Pacheco y Ana María Ávila Ramírez, por parte del novio, así como Luis Anaya y Rogelia Huerta, por parte de la novia.
Asimismo, contaron también con la presencia de Adriana Rodríguez y Saúl López Díaz, como sus padrinos de velación.
La velada que se prolongó por varias horas, resultó ser uno de los más memorables días para los recién casados.