Se aceptan como esposos

El séptimo de los sacramentos les fue impuesto con libertad y solidez a Francisco Navarro Pérez y Gloria de Luna Romo, con el que dan comienzo a una nueva etapa en sus vidas.
Al templo de San Antonio de Padua acudió la pareja acompañada de sus respectivos padres, Francisco Navarro Macías y Soledad Pérez Torres, de lado del novio, y por parte de ella, Sixto de Luna Ávila y Laura Romo Sánchez, para poner en manos de Dios su unión sacramental, y rogar a él derrame su gracia infinita, petición a la que se sumaron sus padrinos de velación José Guadalupe Navarro Macías y Rosa María López Guerrero.
De igual manera, ambos consagraron su amor, por medio de las argollas y las arras, que el siervo de la Iglesia Católica previamente bendijo, conminándolos a fortalecer día con día el camino de la fe dentro de su hogar.
Fue así que convencidos de iniciar una vida matrimonial, Francisco y Gloria, ante los presentes y ante Dios como principal testigo, fueron declarados marido y mujer.
Para celebrar su enlace se ofreció un brindis y cálida recepción, teniendo como punto de encuentro el salón Las Palmeras, donde la pareja compartió con sus invitados, gratos e inolvidables momentos.

Compartir
Artículo anteriorCausa apatía
Artículo siguiente¡Gracias, profe!