Medicamentos de última generación reducen hasta en un 38% la mortalidad de pacientes diabéticos, así lo manifestó la Asociación de Cardiólogos de Aguascalientes, encabezada por el Dr. Edmundo Bayram Llamas; dichas fórmulas se encuentran en el mercado desde hace poco más de dos años, y aunque ya se ha demostrado su efectividad sin efectos secundarios, es muy poco probable que éstos sean incluidos en los servicios de salud pública, pues significan una inversión importante.
Durante una rueda de prensa ofrecida por dicha organización, fue el cardiólogo Luis Alcocer Díaz Barreiro, director general del Instituto Mexicano de Salud Cardiovascular, quien detalló los beneficios de tres medicamentos producidos por laboratorios transnacionales.
“Uno diría que, en la diabetes, que es una enfermedad que es reconocida porque aumenta el azúcar en la sangre, la solución sería reducir los niveles de azúcar, este es un pensamiento muy sencillo, pero desafortunadamente no es del todo completo (…) el descenso de la azúcar no había mostrado ningún efecto francamente benéfico en la reducción de la mortalidad cardiovascular ni de las complicaciones cardiovasculares”, sostuvo el médico, al explicar que la diabetes mata a través de varias complicaciones, entre ellas las cardiacas.
Luego de esta situación, las oficinas controladoras del acceso de medicamentos a las personas como la FDA en Estados Unidos, la ENA en Europa y la COFEPRIS en México, se pusieron muy rígidas en cuanto a la aceptación de nuevos productos para el descenso de la glucosa, en cuanto a que para ser aceptados tenían que demostrar que no hacían daño al aparato cardiovascular.
“Hubo un cambio muy importante a partir de los últimos 10 años en la aparición de un gran cantidad de medicamentos nuevos muy prometedores en el manejo de la diabetes, con un efecto interesante en los niveles de glucosa pero que ahora tenían que demostrar que no eran dañinos al corazón, estos nuevos medicamentos fueron registrados con este requerimiento”.
En cuanto a los medicamentos que recientemente han manifestado cuantiosos beneficios para los pacientes diabéticos, han demostrado ser neutros, es decir, no perjudican al corazón; “los más recientes medicamentos tienen que ver con la cantidad de la glucosa que se orina, éstos producen que la persona orine más azúcar, lo que hará que los niveles de glucosa desciendan”.
Aseguró que tras ser sometidos a estudios, se ha demostrado que estos medicamentos no traen ningún efecto negativo, por lo que han sido avalados por la COFEPRIS, sin embargo, y pese a que estas fórmulas reducen el porcentaje de mortalidad significativamente, el director general del Instituto Mexicano de Salud Cardiovascular lamentó que las instituciones de salud pública no tengan la capacidad de incluirlos, por lo que los pacientes sólo pueden acceder a ellos a través de los servicios privados.