Satisfacción garantizada

CDMX.- Susana Zabaleta se pinta sola para subir la temperatura. Su sensualidad, su picardía y la complicidad con su público e invitados hicieron cálida una noche pasada por agua, durante el concierto que ofreció el jueves en el Lunario.
Poco importó que en el Auditorio Nacional se efectuara al mismo tiempo otra exitosa presentación de Emmanuel y Mijares; los asistentes a esta presentación se distinguían por su diversidad: desde jóvenes arriba de los 20 años hasta adultos mayores acudieron para disfrutar la presentación de la coahuilense.
“Ojalá que ahora sí se me haga y me pase al escenario”, se decía el oficinista Enrique Martínez mientras guardaba el peine con el que se atusó el cabello. Y tuvo tiempo para hacerlo: el concierto arrancó con 15 minutos de retraso.
Pero la espera se olvidó cuando apareció Zabaleta, enfundada en un vestido negro strapless, para entonar “Hay dos días en la Vida”, “La Tirana”, “Hay Que Saber Perder” y “Conozco a los Dos”, temas aderezados con comentarios picantes y alusiones políticas. (José Arrieta/Agencia Reforma)