Santiago es hijo de Dios

Recibe el sagrado sacramento del bautismo el pequeño Santiago Tadeo Gómez Amézquita con el que remueve totalmente de su alma el pecado original.
El representante de Cristo le dio la bienvenida al templo de Nuestra Señora del Rosario acompañado de sus padres, Manuel Gómez y María Guadalupe Amézquita Sifuentes, y de sus padrinos, Gregorio Muñiz Ruiz y Rosalina Sifuentes Cruz.
El sacerdote pidió al Altísimo, protección para el niño contra los pecados, bendijo su boca para que de ella solo salgan palabras de bondad para su prójimo, consagró sus manos para que sólo se dediquen a hacer el bien y no el mal, y su alma, para que ésta se mantenga pura a lo largo de su vida.
Igualmente a sus papás y padrinos, para que sepan guiarlo con sabiduría y entendimiento.
Fue entonces que ungió primeramente sobre él, el óleo de los catecúmenos que expresa los dones de Dios y posteriormente se dio paso a derramar en su frente el agua bendita que representa la fecundidad y la vida.
Al término de la ceremonia, y para celebrar tan bello acontecimiento, los papás del nuevo hijo del Padre Divino, organizaron un convívio en el salón Villa Riviera, al que acudieron familiares y amigos para dar la bienvenida al pequeño y expresarle sus más sinceras felicitaciones.