Por FRANCISCO VARGAS M.

Las dos caras de la moneda vivió ayer el novillero aguascalentense Luis David Adame en la Plaza “Las Ventas” de Madrid, al cortar una oreja de peso pagando con sangre tras recibir una cornada en la cara anterior de la pierna izquierda.

Una vez más, a través de la magia del Internet pudimos ver en detalle todo lo ocurrido en esta novillada de Feria de San Isidro, en la cual realizado el paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria de Joselito “El Gallo”, recordando que hace 96 años perdiera la vida en Talavera de la Reina, Toledo.

Ante tres cuartos de entrada se jugaron novillos de la ganadería de El Montecillo, mansos primero y segundo, cuarto y quinto aplomados, complicado el sexto; destacando el tercero.

Luis David Adame a su primero lo recibió a porta gayola ejecutando una larga cambiada, continuando con lances a pies juntos. Llevó al novillo con mucha torería, quitando de manera vistosa por chicuelinas con manos bajas. Brindó a sus hermanos el matador Joselito y el aspirante a novillero Alejandro Adame, iniciando su faena de muleta de manera vibrante con un cambiado por la espalda, se pasó la muleta a la mano derecha estando entendido y con valor, siendo jaleado en cada pase. En la tercera serie, cuando toreaba por el pitón derecho, el novillo se frenó y le infirió una certera cornada en el gemelo. Sin verse la ropa se reincorporó para cuajar más pases importantes por ambos pitones. Cerró con manoletinas concluyendo de pinchazo y estocada para petición de oreja que le fue concedida. Después de dar la vuelta al ruedo con la oreja en su mano, se retiró a la enfermería por su pie para ser intervenido en la propia plaza.

Filiberto tuvo silencio tras dos avisos, recibiendo una herida en la mano que corta los tendones.

Por su parte, Juan de Castilla escuchó ovación, silencio, vuelta al ruedo y oreja.

El parte médico que expidió el doctor Máximo García Padrós, es el siguiente: El novillero Luis David Adame Montoya sufrió una herida por asta de toro en la cara anterior de la pierna izquierda de 30 centímetros, que produce destrozos en el músculo tibial anterior, alcanzando el borde anterior de la meseta tibial externa y otra herida de 25 centímetros en la cara externa del nervio ciático poplíteo externo.

Desde este espacio enviamos a Luis David Adame un deseo de pronta recuperación, para que de esta manera pueda cumplir con su segundo compromiso en esta importante feria; de no ser así, lo más importante es, sin duda, su salud. (pacovargas_@hotmail.com)