Sancionarán a responsables de la venta de pollinaza

El número de reses muertas fue de 1,950

vacas
Perdieron todo su hato ganadero el 90% de los 76 afectados por la intoxicación de pollinaza en el municipio de Calvillo, estimó el delegado federal de Sagarpa, Ernesto de Lucas Palacios.
Reveló que la cifra definitiva de reses muertas en el municipio de Calvillo se cerró con 1,250 animales (sin considerar 700 reses muertas del Rancho Emporio), al advertir que hubo casos de productores que pretendieron incluir dentro de la afectación a animales que murieron recientemente por otras causas.
Cada participante con responsabilidad por la mortandad de ganado de engorda en el municipio de Calvillo deberá asumir su responsabilidad, y consecuencias legales que deriven de las investigaciones y resultados de las muestras obtenidas por la intoxicación por la ingesta de presunta pollinaza contaminada, advirtió.
Manifestó que el responsable del punto de venta en el municipio de Calvillo tiene responsabilidad sobre la problemática social aún cuando se asuma como revendedor, mientras que en el caso del propietario de la granja y distribuidor de la pollinaza, tendría que asumir un conflicto entre particulares.
El funcionario enfatizó que la obtención de los resultados de las muestras de laboratorio será importante para la verificación de responsabilidades y cumplimiento de la materia normativa, para que la delegación federal emprenda las acciones sancionatorias que estén dentro de sus facultades.
Detalló que se obtuvieron resultados de estudios efectuados por el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas, y Pecuarias (INIFAP) que no fueron concluyentes en la detección de bacterias o insecticidas, por lo cual se esperan análisis de la Ciudad de México para tener más elementos.
“Estamos checando la movilización de la pollinaza desde la granja, si se incumplieron esos manejos, veremos qué sanciones administrativas o de carácter jurídico se aplican. La gente no quedará desprotegida”, enfatizó.
Reiteró que el consumo de pollinaza es un riesgo para el ganado, pero por la problemática social se hará una excepción, al recordar que las pólizas de seguros no cubren la pérdida de animales que ingieran este subproducto.