Heriberto Alcalá Guerrero

Oficiales de la Policía Preventiva Municipal evitaron que una niña de apenas 11 años de edad, fuera atacada por feroz perro. Ya había matado a la mascota de la menor, otro perro de raza no agresiva. Dado que la niña estaba en serio peligro, un oficial disparó al can enfurecido y lo sacrificó. De hecho, también amenazaba con morder a los vecinos.
La Secretaría de Seguridad Pública Municipal dio a conocer que los hechos sucedieron a las 10:00 horas, en la calle Lobelia del fraccionamiento Lomas del Chapulín.
En atención al reporte, los oficiales acudieron al sitio y se entrevistaron con un vecino el cual comentó que minutos antes, su hija de 11 años de edad había sido atacada por un perro de la raza Pit Bull.
Añadió que previamente, el mismo animal le arrebató a su mascota de la raza French Poodle, a la cual mordió hasta matarla. Fue imposible quitársela para salvarla.
Los oficiales solicitaron el servicio del Antirrábico y antes de que llegara, el can nuevamente intentó atacar a la menor, ladrándole de manera agresiva también a transeúntes por lo que el policía optó por sacar su arma de cargo y la accionó en contra del can para neutralizarlo, sin embargo, finalmente el can murió.
Al lugar arribó personal del Antirrábico, quien se hizo cargo de los dos animales; así mismo, arribaron paramédicos de la ambulancia de Protección Civil, quienes valoraron a la menor pero no ameritó traslado.