José de Jesús López de Lara

Efectivos de la Policía Estatal evitaron en las últimas horas, que una mujer, así como un turista que se encontraba hospedado en un hotel ubicado al sur de la ciudad, fueran víctimas de los extorsionadores telefónicos.
El primer caso se registró cuando una mujer de 29 años recibió una llamada a su teléfono celular del número 495-105-2019, en donde un hombre le ordenaba que depositara una fuerte cantidad de dinero a una cuenta bancaria, a cambio de no hacerle daño a un familiar que supuestamente tenían secuestrado.
Fueron policías estatales que realizaban labores de vigilancia al sur de la ciudad, cuando detectaron que de la tienda Chedraui salía apresuradamente una mujer, la cual se dirigía hacia un vehículo que estaba estacionado varios metros más adelante.
Lo anterior despertó la sospecha de los oficiales, quienes decidieron interceptarla y en ese momento se percataron que la mujer estaba sumamente alterada.
Al preguntarle lo que le sucedía, la joven les informó que habían secuestrado a un familiar y tenía que entregar varios miles de pesos como rescate.
En ese momento los policías estatales se percataron que estaba siendo víctima de una extorsión telefónica, por lo que luego de tranquilizarla, la convencieron de que se trataba de un engaño.
Momentos después, se logró contactar con el familiar supuestamente secuestrado, evitándose de esta forma que se concretara la extorsión.

INTENTAN EXTORSIONAR A UN TURISTA
Como resultado de la estrecha comunicación entre la SSPEA y propietarios de hoteles y moteles de Aguascalientes, se logró evitar que un turista fuera víctima de una extorsión telefónica.
Todo comenzó cuando policías estatales que realizaban labores de vigilancia en el sector sur de la ciudad, fueron interceptados por personal de seguridad de un hotel que se ubica a la altura del poblado de Peñuelas.
Estas personas les comentaron que habían detectado a un huésped que estaba muy inquieto, ya que constantemente entraba y salía del hotel.
Los policías estatales lograron ubicar al huésped, quien les hizo el comentario que había recibido una llamada a su teléfono celular, del número 557-173-6351, en donde un hombre le indicaba que eran integrantes de un grupo delictivo.
Dicha persona le ordenaba depositar una fuerte cantidad de dinero a una cuenta bancaria, si no quería que lo secuestraran y mataran.
Los policías estatales dialogaron con el huésped y le pidieron que no saliera del hotel a realizar el pago solicitado.
Posteriormente, se trató de investigar el número del cual se hizo la llamada, confirmándose que se trataba de una extorsión telefónica.