Productores jóvenes, los más eficientes en el cultivo de guayaba. Mercedes Borja Bravo, investigadora del INIFAP, señaló que en un estudio realizado por este instituto, los productores intermedios, que se caracterizan por ser gente joven, logran mejores niveles de producción, esto debido en parte a que son quienes tienen mayor acceso a la tecnología, como teléfono móvil e Internet, por lo que tienen mayor disponibilidad para aceptar nuevas técnicas y lograr mejores rendimientos.

Los fruticultores con grandes extensiones para el cultivo de guayaba no son los más eficientes en materia productiva, pues no sólo se dedican a las actividades del campo, sino que traen una agenda empresarial que abarca temas como la comercialización y la participación en convocatorias para bajar recursos.

Mercedes Borja especificó que por esta situación no le dedican el 100% de su tiempo al cultivo de guayaba, motivo por el cual deben contratar a una mayor cantidad de personal para que supervise el cuidado de sus huertos, lo que representa una de las grandes diferencias en comparación con los pequeños y medianos productores.

Comentó que en el caso de los productores tradicionales, la mayoría tienen pequeñas porciones de tierra, que en promedio rondan las 4 ó 6 hectáreas, “son productores más grandes de edad, que muchas veces por el arraigo que traen a la forma de producir, no aceptan tan fácilmente que les cambies su esquema”.

Por último, la investigadora del INIFAP destacó que el estudio reveló que hay varias tecnologías que se han desarrollado para mejorar la producción de la guayaba, como nuevas variedades y formas para controlar las plagas, pero estas innovaciones han quedado hasta cierto punto limitadas, ya que no han tenido una gran aceptación por parte de los productores.