Leticia Acuña Medina

Las autoridades sanitarias vigilarán que no se fume en antros, restaurantes y demás espacios cerrados, que operen en la zona de la Feria de San Marcos.

La Ley Antitabaco contempla sanciones administrativas por las autoridades sanitarias, sin perjuicio de las penas que correspondan cuando sean constitutivas de delitos: podrán ser amonestación con apercibimiento; multas y clausura temporal o definitiva, que podrá ser parcial o total; y arresto hasta por treinta y seis horas, al que no atienda la normatividad.

Para la aplicación de las sanciones se tomarán en cuenta los daños que se hayan producido o puedan producirse en la salud de las personas; la gravedad de la infracción; las condiciones socioeconómicas del infractor; la calidad de reincidente del infractor, y el beneficio obtenido por el infractor como resultado de la infracción.

Las multas son de hasta cien veces el salario mínimo general diario vigente; de mil hasta cuatro mil veces el salario mínimo y de hasta diez mil veces el salario mínimo, según la gravedad del caso.

En caso de reincidencia se duplicará el monto de la multa que corresponda, es decir que el infractor incumpla la misma disposición de esta Ley para la Protección de los no Fumadores o sus reglamentos, dos o más veces dentro del periodo de un año, contado a partir de la fecha en que se le hubiera notificado la sanción inmediata anterior.

El monto recaudado, producto de las multas, será destinado al Programa contra el Tabaquismo y a otros programas de salud prioritarios.

Los negocios con venta de alcohol y de cualquier otra índole, que no esté al aire libre, deberá contar con letreros de “prohibido fumar”, no podrán ponerse ceniceros en las mesas y bastará la queja de un cliente para hacer la verificación al lugar e imponer la sanción que corresponda, que es para el negocio, no para el cliente al que se le permita fumar en lugares cerrados, que por ley deben estar libres de humo.