TIJUANA, B.C.- En el futbol hay derrotas inoportunas y la del Tijuana.
Los Xoloitzcuintles habían ganado sus siete partidos en el Estadio Caliente, pero ayer perdieron 1-0 contra los Tigres y pusieron en riesgo su liderato en el torneo.
Un gol de Lucas Zelarayán, al 15′, liquidó a los Xolos, que gozaron de oportunidades suficientes para que estuviera en sus manos el culminar primeros del Clausura 2016 y asegurar los partidos de vuelta de toda su Liguilla en casa; ahora, tendrán que pugnar por Cruz Azul.
Y es que el Pachuca les arrebatará el liderato en caso de vencer hoy a La Máquina. Los Tuzos presumen 30 puntos y una diferencia de goles de +16; Tijuana tiene 33 y +13; los Tigres llegaron a 30 y +10.
Entre las fallas de Milton Caraglio y la fortuna del portero felino Nahuel Guzmán, los Xolos cavaron su tumba.
Porque el equipo local careció de contundencia para reponerse al gol de Zelarayán, quien fue asistido por Damián Álvarez; la “Chilindrina” jugó debido a que minutos antes del partido el volante Javier Aquino sufrió una contractura en la ingle, por la que está en riesgo su participación con la Selección Mexicana en el arranque del Hexagonal.
Tijuana dominó todo el segundo tiempo, en el que incluso Guido Rodríguez estrelló el balón en el poste derecho. En otra de las oportunidades claras, Caraglio remató forzado, justo cuando Dayro Moreno estaba mejor colocado.
Nahuel Guzmán se desconcentró al 79′ al abandonar su arco para reclamarle al árbitro antes de un tiro de esquina, Dayro se avivó e intentó el gol olímpico, que requirió la salvada milagrosa de Juninho.
En el partido hubo fricciones entre Gabriel Hauche y Jorge Torres Nilo, así como entre Federico Vilar y Gignac e incluso estos últimos se empujaron e insultaron antes de ingresar a los vestidores.