¿Sabes de dónde provienen los huevos que desayunas a diario?

Por Amigos Pro Animal

Pues bien, aunque es una dieta bastante común entre toda la población mundial, la industria especializada en la producción de alimentos de origen animal pocas veces permite cambios o se mantienen con las prácticas que han realizado toda la vida sin buscar alternativas más humanitarias y con menor sufrimiento para los animales.
Por ejemplo, las gallinas ponedoras, como son conocidas aquellas aves que dedican toda su vida a producir huevos para consumo humano, permanecen toda su vida encerradas en espacios tan pequeños que no les permiten incluso estirar sus alas, una conducta normal para cualquier ave en libertad. De hecho, las jaulas en las que viven son del tamaño de una hoja tamaño carta, ¿te imaginas vivir toda tu vida en un espacio tan reducido que no te permita moverte con libertad?
Por otro lado, las cerdas de gestación, que son aquellas cerditas que dedican su vida completa a parir y amamantar a las crías, permanecen de igual manera toda su vida en condiciones tan tristes, deplorables y espacios tan pequeños que sería imposible siquiera pensar en poder girar o moverse de un lado a otro. Su vida está destinada a sufrir acostadas sin conocer la luz del sol o sentir el pasto o la tierra en sus patitas.
El que estos animales pasen todas sus vidas en estas condiciones, ha llevado a que los ganaderos y empresarios encargados de esta industria, busquen nuevas alternativas, más humanitarias que permitan que los animales sufran y se estresen lo menos posible en el proceso previo a su sacrificio.
Hay que tener en mente que hoy en día existen ya muchas cadenas de alimentos, restaurantes, hoteles y empresas que buscan que sus proveedores sean responsables con el trato digno de los animales, permitiendo que las gallinas ponedoras puedan moverse libremente en corrales amplios y que las cerdas de gestación no sufran recostadas en una jaula por el resto de sus vidas.
Organizaciones como Humane Society International e Igualdad Animal promueven campañas para que las condiciones indignas de estos animales cambien en el mundo. Busca y participa en campañas como #DéjalasMover y súmate a las personas que cada día piden un trato más digno y justo para el resto de las especies.

El adoptable de la semana

COLUMNA PROANIMALShirley es una perrita muy pequeñita, vagaba solita en el camellón de Canal Interceptor, con mucho miedo y sin saber a dónde caminar sin ser atropellada. Afortunadamente fue rescatada antes de que sucediera un accidente. Tenía una pequeña hernia que ya le fue retirada y hoy busca alegremente un hogar donde se le quiera y cuide para el resto de su vida.