Natalia Vitela
 Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 9-Abr .- Si a la hora de la comida eres democrático y sirves porciones iguales a todos los integrantes de tu familia, estás en un error.
Tu hijo de 5 años requiere poco alimento, a diferencia de tu adolescente que al estar en pleno crecimiento, se la pasa comiendo; los abuelos necesitan sólo un poco más de alimento que los preescolares y tú debes medirte y no comer a la par de los jóvenes.
Para prevenir el sobrepeso y la obesidad, es necesario tener claro que las necesidades de alimentación son distintas en cada etapa de la vida, precisa María Elena Téllez, nutrióloga de la Escuela de Dietética y Nutrición del ISSSTE.
“A veces vemos a niños que comen las porciones que comen los adultos y eso no es saludable”, advierte.
Explica que conforme avanza la edad se va requiriendo de menos alimento, pues se deja de crecer.
Además, dice, se debe comer cuando se sienta la necesidad. “La gente dice: Es la hora de la comida, ya hay que comer, y en ocasiones aún no tienen hambre”, menciona.
Ana Lara Pulido, nutrióloga de Médica Sur, indica que lo común es que se consuma más energía de la que se requiere y de la que se gasta debido al sedentarismo.
Para calcular las raciones que debe consumir cada miembro de su familia, señalan las expertas, puede valerse de sus manos. Por ejemplo, un adulto debe consumir durante el día de 2.3 a 3.5 porciones de carne y la palma de la mano equivale a una ración de carne.
Pulido advierte que falta educar a la población sobre las cantidades de alimentos que se deben consumir al día.
“La gente no sabe cuánto es lo que tiene que comer. Esa es la orientación que uno da en el consultorio. No tenemos en México, en la educación básica, materias de nutrición”, lamenta.
Los niños de 1 a 5 años, por ejemplo, deben consumir porciones muy pequeñas porque en esta etapa el crecimiento no es tan acelerado. De hecho, asegura, existen vajillas diseñadas para los niños.
“A veces las mamás creen que están comiendo poco, pero esto no es así”.
Menciona que los niños de 6 años a los 12 años deben aumentar ligeramente sus raciones, pues tampoco  crecen o aumentan mucho de peso.
“El segundo brote de crecimiento sucede hasta la adolescencia. Los adolescentes pueden consumir hasta 3 mil kilocalorías en un día porque están en una etapa de crecimiento. Sus porciones son mucho más grandes; pueden comer hasta 500 gramos en un tiempo de comida”.
En los adultos disminuye el consumo de energía. La dieta es de alrededor de entre mil 800 y 2 mil kilocalorías.
“Los adultos mayores ya consumen menos cantidad de alimento porque su capacidad gástrica ya es más pequeña. Ya no necesitan crecer, comen para mantenerse bien, para mantenerse sanos”, indica.