Paloma Villanueva
Agencia Reforma

De todos los pacientes que necesitan diálisis a nivel mundial, México aporta el 30 por ciento. De ese tamaño es el problema de la insuficiencia renal en nuestro país, señaló Antonio Méndez Durán, nefrólogo del IMSS.
“Del 10 al 11 por ciento de la población mexicana, estamos hablando de unos 12 o 13 millones de sujetos, tiene algún grado de enfermedad renal crónica” alertó.
Para evitar que lleguen a un estado avanzado y requieran terapia sustitutiva  como diálisis o un trasplante, se requiere evitar males crónicos y si ya se padecen tener un control estricto de la diabetes mellitus, la hipertensión arterial,  la dislipidemia y reducir el peso corporal, explicó Méndez Durán.
El coordinador de programas médicos en la división de hospitales de la Dirección de Prestaciones Médicas del IMSS presentó en la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería su libro “Abordaje inicial del enfermo renal crónico. Prevención, diagnóstico y tratamiento”.
El libro dirigido a los médicos de primer contacto busca promover la detección  oportuna de la enfermedad y que los pacientes sean referidos a tiempo con el especialista.
“En México no existe un programa de salud renal, de manera que es imperativo realizarlo e impulsarlo, qué paradoja, México aporta al mundo el 30 por ciento de los pacientes en diálisis y no cuenta con un programa de salud renal”, criticó el especialista.