Joani Cruz
 Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 11-Nov .- En Columbus o en México el eterno capitán siempre saca la cara por el Tri.
Lo que ayer provocó Rafael Márquez, con el gol que valió una victoria para México en el inicio del Hexagonal Final, retumbó en varios restaurantes del País.
En Hooters sucursal Universidad, los aficionados disfrutaron y sufrieron el 2-1 de la Selección Nacional sobre su mayor rival en la Concacaf.
Mientras en el primer tiempo no pasaron mayores sustos, para el segundo, varios no la veían llegar. Pero los seguidores creían que una victoria en Columbus ya era justa para el Tri.
“No trae nada Estados Unidos. Todas las maldiciones en el deporte ya se están acabando, esta se tiene que acabar hoy (ayer) también”, comentó Jonathan al medio tiempo.
Aunque los aficionados sufrieron y enmudecieron por momentos con el gol de Bobby Wood para empatar, Rafa les devolvió el alma con la jugada de la casa; un cabezazo letal, como en los viejos tiempos.
El frío sólo se sintió en Columbus, porque en México, Márquez encendió a la afición.