CIUDAD DE MÉXICO.- Cuando a alguien le diagnostican cáncer es frecuente que familiares angustiados crean tener síntomas y generen fobia a esta enfermedad.
Lo primero que se debe hacer, explica Adelina Alcorta, jefa de Psiquiatría, Psiconcología y Cuidados Paliativos del Hospital Universitario, es romper con los mitos del cáncer.
“La gente piensa que si no hablamos del cáncer, no llega, o que no hay tratamientos, o no puedo hacer nada para evitarlo. Debemos hablar sobre el cáncer y en muchos sí hay cura cuando se atiende a tiempo”.
Recomienda respetar las recomendaciones profesionales y no hacer caso de mitos o versiones que no tengan sustento científico.
Señala que una versión errónea pero extendida de que el estrés constante es un factor de riesgo para padecer cáncer, cuando no se ha documentado este vínculo.
“Sabemos que influye en la disminución de la calidad de vida de las personas, que repercute en su salud en general, pero no como causa. Muchos pacientes se culpan creyéndose responsables de la enfermedad.
“Hay que aclararles que es una condición humana que deben atender y prevenir, como otras”, remarca la experta.
Recomienda identificar qué conductas o hábitos de riesgo pueden corregir .
“Saber qué medidas de prevención nos ayudarán a cuidarnos mejor. Los familiares deben de conocer si el cáncer de su paciente está asociado a posibles genes hereditarios como el cáncer de mama y de ovario, etcétera”.
Si la fobia afecta su calidad de vida, lo ideal es buscar apoyo de psicoterapeutas.

Compartir
Artículo anteriorFantasía moderna
Artículo siguienteDemandante deportivo