Después de prepararse en el catecismo, Romina Soriano Gálvez se acercó a Dios para recibir el sacramento de la comunión.
La ceremonia fue enmarcada por la Parroquia Nuestra Señora de Los Bosques, donde estuvieron presentes los familiares y amigos más cercanos de la neocomulgante, quien además compartió inolvidables momentos con sus papás, Roberto Soriano y Karina Gálvez, mientras que fue apadrinada por Cristina González.
Después de la ceremonia sacramental, se ofreció cálido festejo en el salón Crisval, donde la pequeña gratamente convivió con sus seres queridos.