La sustracción “hormiga” es la que más les pega

En Aguascalientes, el delito más frecuente que sufren las empresas es el robo de mercancía y dinero; el segundo, actos de corrupción; el año pasado se reportaron 4 mil 240 víctimas, la percepción de inseguridad de las unidades económicas fue del 41.7 en el 2014 y de 51.5 en este año. El robo hormiga es el que más le pega a este sector.
La Encuesta Nacional de Victimización de Empresas 2016 (ENVE), ofrece información referente al nivel de victimización y delincuencia que afecta a las unidades económicas; denuncia del delito; características de las víctimas de delito, los delitos y los daños causados; percepción sobre la inseguridad y desempeño institucional.
Según el INEGI, la ENVE 2016 permite hacer estimaciones sobre la victimización respecto de los delitos más representativos del fuero común ocurridos durante 2015 en las unidades económicas del sector privado, proporcionando información para el diseño de políticas públicas por parte de las autoridades competentes, así como para contribuir en el diseño de estrategias en materia de seguridad por parte de las empresas.
La ENVE 2016, dirigida a las unidades económicas del sector privado, complementa la información obtenida a través de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe) enfocada en los hogares.
A partir de la ENVE, se estima que 35.5% de las unidades económicas del país fue víctima de algún delito durante 2015, mientras que en 2013 la estimación fue de 33.6%; que 40.7% del sector comercio fue víctima del delito; 31.7% de la industria y 30.4% de servicios, durante 2015.
El 61% de las grandes empresas fue víctima del delito; el 59.9% de las medianas; el 49.9% de las pequeñas y 34.7% de las micros, durante 2015.
Por gran sector, los establecimientos industriales tuvieron mayor concentración del fenómeno delictivo; mientras que por tamaño, las unidades económicas grandes tuvieron mayor frecuencia de victimización.
La ENVE 2016 también proporciona información sobre el uso de armas por parte de los delincuentes, el gasto en medidas preventivas y los costos a consecuencia del delito.
De los cuatro millones de delitos estimados, en el 40.2% de los casos estuvieron presentes uno o más empleados o propietarios de la unidad económica víctima, lo que representa en términos absolutos 1.6 millones de delitos.
De los delitos en que hubo empleados o propietarios de la unidad económica víctima presentes, en el 5.4% de los casos existió algún tipo de violencia física.
Se estima que para 2015, el costo total a consecuencia de la inseguridad y el delito en unidades económicas representó un monto de 138.9 mil millones de pesos, es decir, 0.73% del PIB.