Robó a sus patrones y empeñó las alahajas

Fue descubierta y ahora se encuentra prófuga

Agentes de la Fiscalía General del Estado lograron recuperar varias boletas de empeño, que habían sido utilizadas en un robo domiciliario.
Las investigaciones que realizaron agentes del Grupo Anti-Robos de la PME, permitieron establecer que el robo registrado en un domicilio ubicado en el fraccionamiento Trojes de Oriente, fue perpetrado por una empleada doméstica.
Fue el pasado 20 de mayo cuando una persona se presentó a la Dirección de Investigación de Delitos, para presentar una denuncia penal por robo domiciliario ante el agente del Ministerio Público.
La denunciante señaló que desde el mes de octubre del 2015, contrató a una mujer para que realizara las labores domésticas en su casa ubicada en el fraccionamiento Trojes de Oriente.
Debido a que la empleada doméstica se ganó la confianza de la propietaria de la vivienda, le entregó un juego de llaves para que ingresara al domicilio sin necesidad de que la denunciante estuviera presente.
Sin embargo, el pasado día 19 de mayo cuando la víctima pretendía utilizar algunas de sus joyas para asistir a un evento social, se dio cuenta de que le faltaban varias alhajas, entre ellos anillos y pulseras de oro, cadenas, una cruz con piedras finas y una medalla de pedrería.
Una vez que confirmó que ningún miembro de su familia había tomado sus joyas, sospechó de la empleada doméstica, por lo que al momento de cuestionarla, ésta mostró una actitud muy nerviosa y se contradijo en sus respuestas.
Al día siguiente, 20 de mayo, la empleada doméstica ya no se presentó a trabajar, por lo que la afectada decidió presentar la denuncia penal correspondiente.
Luego de que agentes ministeriales emprendieron las investigaciones correspondientes, establecieron que la empleada doméstica había sido la autora del robo de la joyería.
Incluso, las alhajas las había llevado a empeñar a un negocio con razón social “Prendamex”, que se ubica en la Zona Centro del municipio de Jesús María.
Sin embargo, ya no se lograron recuperar las alhajas, pues los empleados de la negociación señalaron que dichos artículos ya habían sido vendidos.
Así mismo, el agente del Ministerio Público integró la averiguación previa correspondiente y solicitó a un juez una orden de aprehensión en contra de la empleada doméstica que se encuentra prófuga, por el delito de robo calificado y abuso de confianza.