CDMX.- De los invitados con los que contó Ana Torroja en su concierto del jueves por la noche, fue María León la que robó cámara, suspiros y piropos de todo tipo.
Y es que en el recital de la vocalista de Mecano en el Auditorio Nacional, la cantante de Playa Limbo apareció para interpretar “Mujer Contra Mujer” con la española, y luego de varios escarceos, miradas de complicidad y hasta caricias, la cosa terminó en un beso que cosechó grandes ovaciones.
“Gracias, María… ¡Viva la diversidad!”, expresó Torroja cuando finalizaron la pieza y la algarabía se hizo presente.
Con tres cambios de vestuario, y presumiendo su ya conocida musculatura, la madrileña presentó de nueva cuenta su concierto alusivo al disco “Conexión”, en el que, al igual que en éste, incluyó composiciones propias y de la banda que la lanzó a la fama y que su público no dejó de corear.
Invariablemente, dirigió a la concurrencia, que llenó el lugar, a recorrer sus momentos de nostalgia, emoción, tristeza y euforia con un set que incluyó “La Fuerza del Destino”, “Aire”, “El 7 de Septiembre”, “Las Curvas de Esa Chica”, “Ya No Te Quiero”, “Cómo Sueñan las Sirenas” y “Corazones”.
Además, en el concierto, donde Torroja tocó con músicos en vivo y presentó una escenografía con estructuras geométricas, contó con la presencia de Río Roma, con quienes cantó “Cruz de Navajas”, y Los Ángeles Azules, con quienes ejecutó “Ay, Amor” y “Me Cuesta Tanto Olvidarte”.
Entre las 20:40 y las 23:10 horas, la gente se paró a bailar, o cantó solamente, o nada más se dedicó a escuchar a la intérprete, quien no perdió la oportunidad de bromear cuando bajó la escalinata para acercarse a la concurrencia y preguntarle cuál rola querían.
“¿’La Fuerza del Destino’?, ¿cómo que ‘La Fuerza del Destino’? Creo que llegaste tarde, preciosa, porque esa fue la primera”, le contestó a una admiradora, lo cual provocó carcajadas de los presentes y uno que otro abucheo.
Con “Hijo de la Luna” y “Barco a Venus”, Ana Torroja generó el clímax de su concierto, en el cual repitió “Me Cuesta Tanto Olvidarte” acompañada sólo de un piano, antes de concluir su noche en México. (Juan Carlos García/Agencia Reforma)