Melissa Rodríguez 
Agencia Reforma

Es propietario del restaurante Eloise, ganador del reconocimiento Jóvenes Maestros Millesime en 2014 y un gadgetero de corazón.
Platicamos con el chef Abel Hernández sobre sus redes sociales favoritas, servicios de streaming predilectos y consejos para principiantes en la cocina.

¿Sigues las cuentas de Instagram de otros chefs en busca de inspiración?
Sí, pero más que recetas, me inspiro en los montajes, en la creación de los platillos. Tener esa comunicación y poder seguirlos a través de redes sociales, como Instagram o Pinterest, ayuda un chorro porque tienes estímulos constantes.

¿Cuál es tu red social favorita?
Twitter y Facebook. Yo manejo mi Twitter personal y la página personal de Facebook, los uso principalmente para tratar de acercarme a los comensales porque por ahí es muy fácil enterarte de las buenas y las malas experiencias que tuvieron en el restaurante.

¿Cuál es tu gadget favorito?
El Galaxy S6 me gusta mucho porque tiene una gran bocina que puedo usar para escuchar música mientras cocino. Yo soy muy nervioso, siempre me estoy moviendo y este teléfono tiene un pad inalámbrico muy útil donde lo pongo a cargar en la cocina, oficina y recámara.

¿Usas algún servicio de streaming de música?
Usó Spotify y 8tracks, y escucho de todo. Si estoy con los cocineros, nos encanta poner salsas o rancheras, cuando estoy solo me gusta mucho más el house o indie, y en la mañana me gusta escuchar a Cuca o los Fabulosos, que son los que me dan pila.

¿Usas Netflix?
Sí, veo series como Black List o House of Cards. También me gustan los programas de cocina, me raya Top Chef y Kitchen Nightmares.Todos los otros del chef Gordon Ramsey me los he fletado con mi esposa, también somos fans de Iron Chef.

¿Qué consejo le darías a alguien que no se anima a experimentar en la cocina?
Que se quite esa falta de confianza. ¿Qué es lo peor que puede pasar? Si no te queda la receta, pues compras algo. Si no te queda tan bueno como querías, te aseguro que la siguiente vez que lo hagas te va a salir mejor. La cocina es prueba y error.
No pasa nada, en la cocina y en la vida, todo se puede arreglar, pero lo más importante es entrarle.