Silvia Garduño
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 28-Mar .- La Secretaría de Relaciones Exteriores organizó un homenaje póstumo al ex Canciller Fernando Solana Morales, quien falleció el pasado 23 de marzo en la Ciudad de México.
Su hija, Eugenia Solana, dijo que para su padre había tres piezas clave para el desarrollo del País: la educación, el manejo de las finanzas públicas y la inserción de México en el concierto internacional.
“Hoy, mis hermanos, Iker, Juan Manuel y yo, despedimos a mi padre, un hombre comprometido con México, su país y su razón de ser.
“Ejercía un liderazgo que envolvía a sus equipos en una mística de trabajo, convencidos de que era posible lograr la excelencia en el servicio a México”, expresó.
Al acto asistieron los Secretarios de Educación, Aurelio Nuño; de Economía, Ildefonso Guajardo; de Desarrollo Social, José Antonio Meade; de Turismo, Enrique de la Madrid; de Cultura, Rafael Tovar y de Teresa y la Canciller Claudia Ruiz Massieu.
El Secretario Guajardo mencionó que son tres las reflexiones que le dejaba Solana: que la inteligencia y el brillo intelectual son más útiles cuando vienen desprovistos de arrogancia; que el servicio público no es administrar lo cotidiano sino transformar lo que se hereda y que el compromiso con México no se agota con el fin de un cargo público.
El funcionario recordó el papel de Solana al frente de la Secretaría de Comercio, donde le tocó desmantelar un sistema proteccionista en decadencia, para dar paso a la liberalización del comercio.
“Fue un hombre adelantado a su tiempo”, comentó.
Aurelio Nuño recordó la trayectoria de Solana al frente de la SEP, cargo desde el que impulsó elevar a rango constitucional la autonomía universitaria y la libertad de cátedra, además de fundar el INEA, el Consejo Nacional de Educación para los Grupos Marginados y el Conalep.
El titular de la SEP dijo haber conversado ampliamente con Solana hace un mes sobre la reforma educativa, y lo colocó al nivel de Secretarios de Educación emblemáticos como José Vasconcelos y Jaime Torres Bodet.
“Fernando Solana ocupa ya un lugar fundamental por la aportación y por las profundas transformaciones que hizo en la educación, de las cuales hoy en día los mexicanos seguimos siendo beneficiarios”, manifestó.
En tanto, Ruiz Massieu habló de la trayectoria de Solana como titular de la SRE, en un contexto internacional de muchos cambios: el término de la Guerra Fría, el fin de las dictaduras militares en América Latina y la adhesión de México al TLCAN, a APEC y a la OCDE.
Además, dijo, creó buena parte del andamiaje institucional y legal del Servicio Exterior Mexicano, fundó las instituciones que antecedieron el Instituto de los Mexicanos en el Exterior y la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo y creó las Reuniones Anuales de Embajadores y Cónsules.
“Una de las lecciones más valiosas que nos deja es que en política se puede ser un crítico propositivo, se puede disentir y ser al mismo tiempo institucional”, resaltó.
El Presidente del Senado, Roberto Gil, dijo nunca haber tenido el privilegio de hablar con Solana, pero dijo, reivindicó como pocos el papel del Senado en la formulación de la política exterior, aun estando en el partido en el poder.
Acompañados de otros funcionarios, los Secretarios montaron varias guardias de honor ante los restos de Fernando Solana, cremado el pasado 24 de marzo.