En un juego que se definió en once entradas, los Rieleros de Aguascalientes se quedaron con el primer partido de la serie ante los Vaqueros Laguna, el cual se definió con pizarra de 8 carreras a 7, en un duelo celebrado en el Parque Alberto Romo Chávez.
El partido comenzó con el ataque tempranero de los Rieleros, quienes encontraron la de la quiniela en el cuadrangular de Julián Castro, quien voló la pelota por el sendero izquierdo, adelantando en la pizarra a los locales, 1-0.
Los laguneros aún no despertaban, por lo que los pupilos de Homar Rojas continuaron con su ofensiva en el segundo inning, donde fabricaron un rally de tres carreras, que comenzó con el sencillo productor de Richy Pedroza, quien mandó al plato a Edson García, y enseguida, el propio Pedroza se robó la tercera y anotó la tercera de la tarde.
Finalmente, Dave Sappelt cerró este tramo con un tablazo de cuatro esquinas al jardín derecho, por lo que el marcador era 4 a 0, a favor de la máquina.
Los cañones aquicalidenses se mantenían encendidos, por lo que en el tercer capítulo, Carlos Rodríguez con hit al izquierdo, envió a tierra prometida a Saúl Soto y a José Vargas, alejándose de su rival por 6 a 0.
La sorpresa se dio en el cuarto episodio, cuando los visitantes fabricaron un racimo de cinco rayitas, que inició gracias a Jesús Valdez, quien produjo la entrada de Anderson Hernández, para que después apareciera Alberto Callaspo con imparable al derecho para que Valdez se apuntara la segunda carrera.
El ataque continúo con Carlos Mendívil, quien pegó doblete al izquierdo para darle el paso a Callaspo, y después, Mendívil aprovechó un wild pitch de Ariel Peña, para que finalmente Alejandro Flores volara a doña blanca por el jardín derecho y así poner la pizarra 6 a 5.
Para el sexto inning, la máquina se separó de su oponente con la anotación de Eliezer Ortiz, quien entró en un error de los rivales, dejando el juego 7 a 5.
La igualada llegó en la octava parte, cuando Anderson Hernández pegó tremendo cuadrafónico, llevándose por delante a Francisco Lugo, por lo que se escribió un juego nuevo.
Fue hasta la parte baja de la décimo primer entrada cuando se definió al ganador, ya que la serpentina de los Vaqueros se metió en problemas tras permitir que se llenara la casa de maquinistas.
Cuando llegó el turno de Dave Sappelt, Rafael Córdova no fue capaz de hacer el out, por el contrario, golpeó a Sappelt y con la casa repleta de oponentes, dejó que de “caballito” anotara Cristhian Presichi, para así darle la victoria a los Rieleros de Aguascalientes por 8 carreras a 7.
El pitcher ganador fue Roby Romero con 2 entradas, en donde aceptó sólo 2 hits y dio 2 bases por bola, mientras que el perdedor fue Rafael Córdova, con 1.1 innings de labor, 2 hits, 1 carrera, 2 pasaportes y 1 ponche.