SAN JUAN, Argentina.- Lionel Messi tomó el mando de Argentina dentro y fuera de la cancha.

La “Pulga” hizo un gol y dos asistencias en el triunfo 3-0 sobre Colombia, partido tras el cual el delantero salió, acompañado de todo el plantel, a la sala de prensa para comunicar que ya no hablarán con la prensa.

El motivo: que el periodista de Radio Mitre, Gabriel Anello, acusó a Ezequiel Lavezzi de consumir mariguana en la concentración y por eso fue marginado de la última convocatoria.

“Hemos tomado la decisión de no hablar más con la prensa. Recibimos muchas acusaciones, faltas de respeto y nunca dijimos nada, pero esto sobrepasa todo, la acusación que le hicieron al ‘Pocho’ (Lavezzi) es muy grave y si no salimos a decir nada se cree que es así”, explicó Messi.

“Mucha de la gente compra todo lo que se dice y preferimos cortar esto de una vez… No vamos a entrar en el juego, nos van a seguir matando y diciendo un millón de cosas, pero no vamos a ser partícipes”.

Dar la cara ante los medios fue un agregado a lo que hizo ante los cafeteros en la cancha, aporte que sirvió para meter a Argentina en zona de Repechaje en la Eliminatoria de Conmebol a Rusia 2018.

Diez minutos necesitó para poner adelante a lo suyos, tras marcar con un tiro libre que se metió en el ángulo superior izquierdo del arco de David Ospina.

Para el segundo tanto, el del Barcelona mandó un centro al corazón del área rival, donde Lucas Pratto cabeceó con fuerza para el 2-0 al 23′.

Colombia no tuvo argumentos para descontar, de hecho tuvo que soportar el tercer gol nacido de un robo de balón de Messi, una corrida a la línea de fondo y un centro que empujó Ángel Di María al 84′.

Argentina suma 19 puntos y dejó a Colombia, con 18, fuera de la zona de clasificación al Mundial. (Staff/Agencia Reforma)

Compartir
Artículo anteriorCinturón en disputa
Artículo siguientePuch, en duda