En plena efervescencia política surge una acusación en contra de policías municipales de Aguascalientes, que detuvieron para una “revisión de rutina” a dos estudiantes que platicaban en un espacio público, lo que además de ser un acto ilegal, puesto que no cometían algo indebido, las afectadas, de 13 y 14 años, denuncian que fueron “manoseadas” por la mujer policía que las dejó retirarse sólo hasta que una vecina gritó que las dejaran en paz.

Lo anterior fue revelado en el programa policíaco de XEBI el sábado pasado por la madre de una de las adolescentes, después que presentó la denuncia ante las autoridades correspondientes, situación que es una práctica común en toda la entidad, donde elementos estatales, municipales, ministeriales y federales someten a ciudadanos y automovilistas, que les parecen “sospechosos”, al “esculque” y a que respondan una serie de preguntas, como si hubiera estado de sitio o toque de queda.

En la emisión radiofónica, el conductor Juan Luis Díaz entrevistó a la madre de familia que narró la amarga experiencia que vivió su hija y la amiga con una mujer policía, quien sin razón alguna las obligó a ponerse de pie y luego las “manoseó”, a una de ellas en los glúteos y a la otra en el busto, todo ello ante la mirada de otros policías que iban en la patrulla. Una señora observó lo que ocurría y por lo mismo se convierte en un testigo clave, quien podrá informar en qué circunstancias se dieron los hechos.

Más tarde el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Jesús Eduardo Martín Jáuregui, declaró ante ese mismo medio que las citadas revisiones “de rutina” son anticonstitucionales, puesto que si no existe flagrancia o mandamiento de un juez, ningún ciudadano puede ser molestado en su persona o sus bienes y menos por simple presunción.

Lo que podría ser uno más de los cientos de casos que ocurren en esta entidad se convierte en algo singular, en función que ambas alumnas de secundaria no cometían ningún delito con platicar en un lugar público, eso por una parte, y por otra, se violó el Artículo 16 de la Constitución General de la República, así como la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 4 de diciembre de 2014, que entre otros fundamentos obliga a la no discriminación.

Cabe preguntar al Congreso del Estado ¿qué hace para terminar con este problema?, porque al ser “rutinarios” muy pocos protestan cuando algún policía impide que siga su camino, con el argumento que le va a hacer una exploración física o al vehículo. Si en las corporaciones ignoran que existe la Constitución o les vale un comino su contenido, entonces que diputados y diputadas emitan un decreto que deje en claro lo que pueden hacer y lo que les está prohibido, además de recordarles las sanciones que recibirán en caso de no respetar los derechos ciudadanos.

El pretexto que aplican es que con este tipo de revisiones han asegurado armas blancas y de fuego y logran capturar a evadidos de la justicia o vehículos robados, pero mientras que la ley no estipule la legalidad de esos actos lo que hagan es inconstitucional.

Aunque la Comisión de Derechos Humanos únicamente puede formular recomendaciones, no sólo tiene que insistir una y otra vez sobre este aspecto sino hacer públicas las observaciones, que servirán como orientación a los habitantes si llegan a vivir una situación similar.

En el mismo sentido están las agrupaciones de abogados, que por su profesión son defensores natos de las libertades ciudadanas, pudiéndose pronunciar sobre este particular.

¿PORQUÉ ME RETIRÉ?

“Buena pregunta, ¿porqué me retiré?, bueno, puedo confesar que ya había cumplido mi ciclo de vida profesional, que quiero estar más tiempo con mi familia, que me siento cansado y muchos otros pretextos, pero no quiero mentir, la verdad de haberme alejado es por las condiciones en que hoy se desenvuelve la vida de un maestro, que está bajo permanente tensión, siempre a la defensiva y con muy poca protección para conservar su trabajo”.

Reservado en un principio a responder, poco a poco fue desgranando los motivos que lo empujaron a dejar lo que, a todas luces, es su orgullo, como es la profesión de maestro y lo explica: proviene de una familia humilde: su padre, un ejidatario, se las arregló para que estudiara y pudiera entrar a la Normal, de donde egresó con honores. Después ingresó al servicio docente, que ejerció en varios municipios locales y fuera del estado y finalmente obtuvo un lugar en la ciudad de Aguascalientes.

A la par que cumplía con su labor en las aulas  participaba en los cursos de mejoramiento profesional, por lo que en la primera oportunidad que hubo se convirtió en director de una primaria y después se dedicó a dar clases en secundaria. Como director de una institución de este nivel recibió reconocimientos por los resultados que obtenían los alumnos en las pruebas estatales.

El rendimiento escolar lo tenía satisfecho al reflejar el esfuerzo de todo el personal que tenía bajo su mando y ante todo la energía de los alumnos, que con sus calificaciones demostraban que estaban en la misma sintonía.

Por lo explicado quedaba en el aire la pregunta ¿por qué se jubiló?, y sin ambages responde: “Para salir con mi expediente limpio, que el día de mañana mis hijos y mis alumnos digan con gusto que fui un maestro que supo honrar a sus mayores, a la institución que lo formó y a la sociedad que tanto le ha dado”.

A los 64 años de edad, de tez blanca y cabello entrecano, asegura que todavía le quedaba “cuerda” para estar al frente de la secundaria, pero optó por retirarse luego de algunos hechos que no estaban en el guión de su carrera: le exigían que fuera responsable de lo que sucediera con los alumnos fuera del plantel. En una ocasión dos jóvenes se dieron de golpes y la madre de uno de ellos quiso acusarlo de no haber evitado la pelea. “Cómo podía darme cuenta de lo que sucedía a dos cuadras de la escuela, lo supe hasta que una alumna me avisó, pero cuando fui ya se habían retirado, por lo que sólo quedaba amonestarlos al día siguiente, sin embargo la señora me culpaba de lo ocurrido y fue entonces que empecé a reflexionar que no tenía caso exponer tantos años de servicio por una situación que no estaba en mí atender”.

Dijo que aún cuando está jubilado sigue dando clases a quien lo solicita, “esta es mi vida, transmitir lo que un día aprendí y espero hacerlo hasta que de plano ya no pueda”.

Aunque no lo mencionó el entrevistado, es de sobra conocido que las nuevas condiciones laborales en el magisterio están lejos de ser las óptimas, en virtud de que trabajan bajo presión, siempre con la amenaza de ser castigados y los motivos sobran, por lo que no impresiona el número tan elevado de profesores que prefieren la jubilación a seguir ocupados en esas condiciones.

RECURSOS PARA LICONSA

La Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas (CNOG) solicitó al presidente Enrique Peña Nieto que autorice mayores recursos a Liconsa para que se mantenga el volumen de compra de este año. En 2015 se destinaron 870 millones de pesos y para este año serán 600 millones, reducción que afecta principalmente a los productores pequeños. En esta lucha participan activamente los aguascalentenses, que esperan pronto una respuesta del gobierno federal, que de tardarse entonces parte de su inversión disminuirá e incluso con el riesgo de desaparecer, por ello apremian por una respuesta a la mayor brevedad.