Staff
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco 27-Mar.- Todo un zafarrancho armaron cinco agentes de la Gendarmería que fueron retenidos en Guadalajara y unas horas después liberados.
La captura ocurrió minutos antes de las 00:15 horas de este domingo en Avenida 16 de Septiembre, al cruce con Prisciliano Sánchez, en las inmediaciones del templo de San Francisco.
Fuentes policiales informaron que los uniformados pertenecen a la Gendarmería y estaban alcoholizados.
De acuerdo con testigos, los oficiales venían sin uniforme y a bordo de un taxi que circulaba por 16 de Septiembre con dirección a Avenida Washington.
El “ruletero” se percató de que los sujetos que transportaba estaban armados, se bajó del coche y pidió apoyo a dos ciclopolicías tapatíos que estaban en las inmediaciones.
Al llegar los uniformados tapatíos con los federales, estos se opusieron a la revisión y a la retención, y comenzaron los empujones y jaloneos, por lo que los municipales pidieron el apoyo de más elementos.
“Al llegar al lugar los compañeros piden apoyo, ya que se pusieron agresivos con ellos, y al llegar más apoyo nos percatamos que cinco de las seis personas traían arma de fuego”, refirió un oficial que prefirió permanecer en el anonimato.
De acuerdo con policías locales, los federales al ver que llegaron más policías tapatíos ya no se opusieron a la retención y fueron llevados a los juzgados municipales.
No obstante, se negaban a dar sus nombres y evitaban que les tomaran fotografías.
Tras unos minutos en los separos, siete unidades de la división de la Policía Federal llegaron como refuerzos para interceder.
La Dirección de Justicia Municipal decidió dejar en libertad a los cinco involucrados tras pagar una multa -cuyo monto no fue revelado- por escandalizar en vía pública, una falta administrativa.
Lo anterior debido a que acreditaron la portación legal de armas con permisos de la Secretaría de la Defensa Nacional.