El municipio de Cosío ha resurgido como productor de uva y mantiene una tendencia de crecimiento constante, destacó el presidente del Comité Sistema producto Vid, Ricardo Álvarez Jiménez.

Estimó que la superficie de cultivos de vid en esa región tradicional alcanza las 300 hectáreas y hay una inercia de incremento, ubicándose como el municipio de mayor producción, gracias a sus condiciones climáticas y disponibilidad de agua.

En el inicio de la cosecha de uva, este municipio comenzó actividades con la obtención de uva blanca y de globo, que son dirigidas hacia el consumo de mesa e industrial.

El dirigente de los productores de vid estimó que la superficie total de la producción en los viñedos podría superar las 1,300 hectáreas, y se percibe una extensión gradual año con año, con una rentabilidad promedio de 10 toneladas por hectárea, aunque hay rendimientos de entre 15 y hasta 20 toneladas.

Refirió que la producción de uva también está presente en las regiones de valle de los municipios de El Llano y San Francisco de los Romos.

Álvarez Jiménez detalló que las actividades de cosecha ya están en marcha en la mayoría de los viñedos, con la obtención de la variedad de globo rojo que es demandada para el uso industrial.

Agregó que también se está cosechando uva blanca de mesa con una proporción menor estimada sobre el 5% de la cosecha, cuyo destino se orienta hacia las tiendas de supermercado en las ciudades de México y Guadalajara.

Explicó que los precios obtenidos por la venta de la uva de mesa alcanzan hasta los 18 pesos por kilogramo, lo que resulta un precio favorable para los productores.

Expuso que la producción continua con la variedad Salvador, la cual requiere de condiciones de humedad, esperándose que también se obtenga una buena cosecha para estos viñedos.