La Fiscalía General del Estado esclareció el crimen de un hombre, cuyo cadáver fue localizado el jueves de la semana pasada en un contenedor de basura.
Durante el desarrollo de las investigaciones, se descartó que el asesinato de este hombre que tenía antecedentes penales por el delito contra la salud, estuviera relacionado con el crimen organizado.
Al día siguiente de que fue descubierto el cadáver, policías ministeriales lograron detener a tres sospechosos identificados como César Iván “N” “N”, alias “El Sapo”, de 24 años; Víctor David “N” “N”, alias “El Pelón”, de 19 años y Sergio Monsiváis “N” “N”, alias “El Primo”, de 33 años.
Sin embargo, el titular del Juzgado Cuarto Penal, sólo giró órdenes de aprehensión en contra de César Iván “N” “N”, por el delito de homicidio doloso calificado con las agravantes de premeditación y ventaja; mientras que a Víctor David “N” “N”, por el delito de encubrimiento.
Por su parte, Sergio Monsiváis “N” “N” no tuvo ninguna participación en los hechos, aunque no podrá abandonar el CERESO para Varones “Aguascalientes”, ya que fue consignado por el delito contra la salud y tendrá que esperar hasta la resolución que dicte el juez que conoce su expediente.
El pasado jueves 24 de marzo del 2016, aproximadamente a las 22:20 horas, fue encontrado el cadáver de Gustavo Ramírez Barrientos, de 42 años, en el interior de un contenedor de basura ubicado en el fraccionamiento Natura.
La víctima estaba amarrada de pies y manos, además de que estaba vendada de los ojos.
Se estableció que murió de un traumatismo craneoencefálico severo, a consecuencia de los golpes que recibió en la cabeza con un objeto contuso.
Durante el desarrollo de las investigaciones, agentes del Grupo Homicidios de la PME lograron establecer que horas antes de que Gustavo Ramírez Barrientos fuera encontrado muerto, había acudido con un sujeto apodado “El Sapo”.
Los policías ministeriales descubrieron que el sospechoso contaba con antecedentes penales, por lo que lograron ubicar su domicilio.
El viernes 25 de marzo, los agentes del Grupo Homicidios de la PME implementaron un operativo en la calle Bartolo de Luna, en el fraccionamiento Villas de Nuestra Señora de la Asunción (VNSA) sector “Guadalupe”, donde lograron ubicar a los tres sospechosos, los cuales fueron detenidos al ser sorprendidos en posesión de “cristal”.
Durante el interrogatorio al que fueron sometidos, César Iván “N” “N” confesó que él había asesinado a Gustavo Ramírez Barrrientos, al golpearlo en la cabeza con un mango de talache.
Asimismo, su amigo Víctor David “N” “N” consiguió una rejilla y un “diablito” para ir a tirar el cadáver en un contenedor de basura, en el fraccionamiento Natura.
El móvil del crimen fue porque Gustavo Ramírez Barrientos le fue a reclamar el hecho de que César Iván “N” “N” hubiera abusado sexualmente de una amiga, durante un lapso de tres días, tiempo en el que la mantuvo privada de su libertad en su domicilio.
De igual forma, trataron de aparentar que el asesinato estaba ligado con el crimen organizado a fin de desviar las investigaciones.