Luego de haber participado en la Conferencia Anual de Municipios que tuvo lugar la semana pasada en Chihuahua, los participantes de Aguascalientes sólo mencionaron lo que les benefició, como los reconocimientos que recibieron de sus respectivos grupos políticos y las propuestas que hicieron.

En su caso, el edil capitalino panista Juan Antonio Martín del Campo obtuvo el galardón “por el impulso de políticas públicas encaminadas a una planeación ordenada”, según reza el boletín respectivo, además aprovechó una de las reuniones para pronunciarse por el fortalecimiento de los gobiernos locales tras conocerse el anuncio de la Secretaría de Hacienda, de que se reducirá en 50% el subsidio para la seguridad de los municipios (Subsemun), por lo que se creó una comisión de alcaldes para gestionar que se reconsidere esta medida.

Martín del Campo dijo que “es algo riesgoso, estamos muy preocupados porque no va a llegar la segunda ministración que nos corresponde. Como municipio de Aguascalientes estamos hablando de casi 30 millones de pesos que no van a llegar, eran para más patrullas, equipamiento, chalecos antibalas y algunas capacitaciones, creo que es muy grave que no llegue este tipo de recursos”.

Haciéndose eco de lo manifestado, el alcalde priísta de Cuernavaca, Jorge Morales, pidió al presidente Enrique Peña Nieto hacer suya una reforma municipalista para dar a las alcaldías más atribuciones, clarificar competencias y garantizar una mejor repartición de los recursos. Mencionó que las comunidades locales viven realidades verdaderamente difíciles que derivan de un modelo de federalismo que está agotado.

No tuvieron que esperar por la contestación ya que en el acto de clausura el presidente Enrique Peña Nieto no se anduvo con ambages y demandó que más allá de estar esperando modificaciones o reformas, los presidentes municipales deben asumir sus responsabilidades con el marco jurídico actual: “Lo que no se vale, lo que no es admisible, para el orden particularmente municipal, es evadir su tarea pretextando no tener suficientes recursos, no tener suficientes capacidades, y a veces, hasta nadar de muertito y dejar que esta tarea vengan a hacerla otros”.

Para no dejar lugar a dudas remarcó: “Más allá de estar a la espera de cambios o de reformas que posibiliten realmente, a decir de muchos, que estén en capacidad mayor de asumir su propia responsabilidad, hoy asumamos frente al marco que tenemos. No podemos evadir responsabilidades. Tenemos que trabajar y dar resultados”.

En síntesis, que no esperen algo diferente a lo que está dispuesto en el gasto federal y que ya fue aprobado por el Congreso de la Unión, por lo que tienen que ser muy cuidadosos en la inversión que realicen, haciendo “más con menos”, lo que obliga a que “no se distraigan, manténganse perseverantes en su esfuerzo, porque puede, a veces, ser tentador navegar en espacios acomodaticios y recoger aplausos de forma fácil, pero los cambios profundos implican remar frente a las grandes resistencias que se oponen a las transformaciones”, recomendó Peña Nieto.

De lo manifestado en dicha Conferencia queda claro que todos los niveles de gobierno – absolutamente todos -, deben apretarse el cinturón ya que 2016 se avizora difícil y sin que se llegue a los extremos de cancelar el total de los subsidios habrá recortes, entonces, el faltante puede sustituirse con eliminar obras, gastos suntuarios o viajes intrascendentes. Deben usar el talento y la creatividad y seguramente el resultado será mayor de lo esperado.

COSTARÁ MENOS EL GAS

Dentro del cúmulo de asuntos cotidianos, los más de problemas económicos, de pronto emergió una noticia favorable para los miles de usuarios de gas licuado de petróleo (LP): que a partir de enero de 2016 se reducirá en 30% el precio en la entrega de cilindros y tanques estacionarios.

Lo anterior no es un anuncio o compromiso de algún político sino del presidente de la Asociación de Distribuidores de Gas, Luis Landeros, en entrevista para El Universal, por lo que tiene mayor sustento, aunque dejó en claro que si la reforma energética se implementa como está planeada, los precios de gas LP tienen que bajar en el corto plazo.

Explicó que con la liberación de las importaciones de este tipo de carburante, establecida para el primer mes del año próximo, va a llegar a México más barato, lo que se reflejará en el precio de venta al usuario final, que se debe entre otras razones a que en el mercado estadounidense empieza a haber exceso de producción, como efecto del boom del petróleo y gas shale. El beneficio para México es que mientras aquí el kilogramo de gas LP se vende a 14.14 pesos, en el vecino país cuesta un promedio de 30% menos.

Como parte de esta operación, en diferentes puntos del país hay empresas que tienen dispuesto lo necesario con infraestructura de almacenamiento y transporte para iniciar la comercialización del hidrocarburo que ingrese de Estados Unidos, mismo que competirá con el que expende Petróleos Mexicanos, firma que hasta la fecha es la única que puede venderlo al público, pero con la reforma energética se verá obligado a reducir el costo al consumidor para estar en plan competitivo.

Pues quien sea el que comercie el gas LP lo importante es que llegue a un precio inferior al que rige para beneficio de las familias, que hoy destinan el equivalente a seis salarios mínimos y de llegar como se menciona habrá un ahorro de una tercera parte.

EXTRAÑO PERO ASÍ ES

Mientras que a los representantes sindicales les preocupa que los trabajadores no puedan participar en el programa del “buen fin”, debido a su bajo ingreso, los empresarios muestran inquietud por las millonarias pérdidas que tienen las afores lo que inevitablemente impactará a los asalariados cuando lleguen a la edad del retiro.

El secretario general de la filial cetemista, José Alfredo González González, manifestó que sus compañeros no tienen interés en recibir este mes una parte proporcional del aguinaldo y de otros alcances a que tienen derecho en diciembre, con lo cual podrían aprovechar las “gangas” que se ofrecerán, en función que su ingreso no les da para tales “lujos”, prefieren recibir su dinero en el tiempo fijado con lo que solventarán sus necesidades navideñas y de año nuevo, o para pagar deudas, pero no en la compra de aquello que no es urgente.

Que dicho sea de paso es la mejor decisión que pueden adoptar, toda vez que en noviembre se gastan lo que hará falta en el mes siguiente, de ahí que es preferible que todo sea en tiempo y forma y poder darle el destino que corresponda a ese recurso extra.

Por su parte, el ex presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Aguascalientes (CCEA), Salomón Gutiérrez Mayorga, manifestó que en el presente año las cuentas individuales de los trabajadores registran severos quebrantos y de lo cual los afectados desconocen, enterándose de ello hasta que se pensionen.

Explicó que la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) reportó que en los meses de marzo, junio, agosto y septiembre de 2015 se han registrado pérdidas en las afores por un monto global de 53 mil 299 millones de pesos.

Para frenar este problema Gutiérrez Mayorga propone que se legisle para que las turbulencias financieras no afecten de esta manera el fondo de ahorro, que de por sí será raquítico cuando llegue la hora del retiro, por lo que el trabajador podría recibir menos del 30% del ingreso que obtiene en activo.

Es un asunto bastante delicado como para que los sindicatos lo tomen en cuenta, pero los líderes están más ocupados en otras cosas y es un empresario al que le inquieta el futuro de los obreros y de sus familias, asunto que como señala también debería centrar la atención de los diputados federales y senadores para llevar a cabo las reformas conducentes.