CIUDAD DE MÉXICO.- Después de haberlo hecho valientemente a los antitaurinos a través de sus redes sociales, Julián responde triunfando a quienes le han llamado “asesino” y deseado su muerte.
A raíz de la muerte de su compañero Víctor Barrio, el pasado sábado, en las redes sociales se ha desatado una serie de ataques fuera de tono contra los profesionales del toreo y sobre todo contra Raquel Sanz, la viuda de Víctor Barrio.
“Julián se ha declarado públicamente en contra y ha pedido a las autoridades su intervención. Lo mejor es defender su sitio de figura del toreo triunfando y llenando las plazas como hoy”, dijo Manuel Martínez, su apoderado, desde Pamplona.
Julián realizó dos faenas realmente importantes, la primera con mucho mérito porque el toro de Victoriano del Río fue muy áspero y la de su segundo, el quinto, que fue un astado noble y con el que Julián logró momentos de muchísimo temple y profundidad, pero sobre todo de demostrar el por qué es una figura del toreo histórica y mundial.
“El Juli”, quien lució un capote de paseo negro en señal de luto y brindó su primer toro al cielo, salió en hombros por décimo primera vez en esta plaza.
Como siempre la determinación y entrega de Juan José Padilla fue evidente en Pamplona, una plaza donde es un ídolo.
Hoy pudo cortar una oreja del primero del festejo, pero su entrega fue de principio a fin. Salió andando pero con la entrega del público como si hubiese sido en hombros.
A López Simón no le bastó que le dieran una oreja del sexto, al que no le hizo una faena redonda y entonces de salida tuvo que tomar una bandera Navarra para producir el aplauso fácil del público de esta plaza.
El encierro de Victoriano del Río fue bueno en términos generales con astados que se dejaron torear sobresaliendo el cuarto y el quinto a éste le dieron una excesiva vuelta al ruedo en el arrastre.
Por la mañana los toros dejaron lesionados por traumatismo, pero ninguno por cornada.
Mañana correrán los toros de Núñez del Cuvillo que por la tarde lidiarán la figura francesa Sebastián Castella, el español Miguel Ángel Perera y el triunfador de Pamplona, Andrés Roca Rey.