CDMX.- Fernando de la Mora es un tenor clásico en el sentido de que respeta todos los temas que interpreta tal como fueron pensados por sus creadores.
Y es que el sello característico del artista ha sido no improvisar sobre los arreglos musicales originales, como hacen otros intérpretes de ópera contemporáneos.
“Si vas a cambiar la música debe ser por algo mejor. Yo siento que son tan buenos los arreglos originales y tan cercanos a la gente que se me hace un crimen, por ejemplo, meterle una introducción distinta a ‘Si Nos Dejan’.
“El arreglo musical es tan importante como la letra. Es un discurso y una propuesta que si vas a cambiarlos simplemente por hacer algo nuevo, corres el riesgo de desvirtuarlos”, explicó De la Mora, en entrevista.
Un convencionalismo que sí rompe el mexicano, de 58 años, es la popularidad de que goza como intérprete, al grado de que se le considera un artista popular.
“Eso se debe a mi afán de rescatar la buena música. Siento que ha habido una coherencia entre lo que creo, lo que digo y actúo para lograrlo. No busco el elitismo, sino la cohesión del mexicano”, dijo. (Enrique Navarro/Agencia Reforma)