La sociedad civil ha sido solidaria y empática con la situación nacional respecto a los recortes presupuestales y por ende a las limitaciones presupuestales, por lo que preocupa observar cómo los egresos en gasto corriente se mantienen altos en dependencias oficiales, cuya productividad no es clara.

Así lo señaló el presidente estatal de Coparmex, Francisco Ruiz López, al considerar que si la restricción de recursos alcanzó aun a instituciones cuyas necesidades son apremiantes para atender a la sociedad, lo menos que se espera es que los gastos fijos, de nómina e insumos que se mantienen en otras, sean eliminados.

En ese sentido, consideró necesario que se continúe con la definición de las vías por las cuales la ciudadanía esté en condición de evaluar la productividad de sus gobiernos y a los respectivos funcionarios públicos.

Esto, tomando en cuenta que hay una diversidad de tareas oficiales y de atención a la sociedad con resultados que no se están haciendo, aun cuando no dependen del ejercicio de presupuesto y sí en cambio de voluntad, austeridad y eficacia de quienes ocupan los puestos públicos.

Es en esa dirección donde los gobiernos deben reforzar su marcha, preocuparse y sobre todo ocuparse de elevar sus niveles de productividad en el cumplimiento de sus facultades y de los compromisos adquiridos con la ciudadanía, cuando aspiraban a ser servidores públicos.

Ruiz López sostuvo que la eficiencia de cara a la sociedad es cumplir lo que se prometió y hacer el trabajo con honestidad; es lo que la gente espera y la exigencia que se tiene que hacer a través de la medición de resultados.

Finalmente, el dirigente de la Coparmex llamó a que a través de asociaciones u organismos de representación ciudadana, se exijan cuentas, pues la sociedad sí se muestra solidaria con la situación económica, pero en los gobiernos parece que ésta no afecta mucho, sobre todo cuando se trata de gastos internos.