Luego de 40 años de feliz matrimonio, Ernesto Pérez Pérez y Leticia Ávila renovaron sus votos en el templo del Señor San José, ante la presencia de sus dos hijos, fruto de su amor, Ivette del Rocío y Edson.
Durante su homilía, el padre que celebró sus bodas de rubí les felicitó por mantener viva la llama de su hogar, de juntos ver crecer a sus herederos y de inculcar en ellos los grandes dones que Dios les ha concedido como marido y mujer para que, con su ejemplo, ellos sepan ser fieles en sus matrimonios, tal y como lo han logrado ser ellos durante casi medio siglo.
Sus hijos fueron los encargados de colocar el lazo a sus padres, quienes con gran ternura, nuevamente unieron sus manos para que fueran consagradas y al renovar el juramento matrimonial, Ernesto y Leticia como hace cuatro décadas sellaron ese momento con el “sí, acepto”.
Al término de la ceremonia, los esposos celebrantes recibieron numerosas felicitaciones por parte de sus seres queridos, quienes aprovecharon el momento para tomarse la tradicional fotografía del recuerdo en el atrio del recinto.

El detalle
Para cerrar con broche de oro la ocasión, los señores Ernesto y Leticia compartieron con sus seres allegados una cálida recepción.
El evento, que se llevó a cabo en el salón de fiestas Estrella, permitirá a la familia guardar mil y un hermosos recuerdos del acontecimiento.