La historia de amor entre Gerardo Muro y Gloria Aguilar de Muro se comenzó a escribir hace 25 años, cuando ante Dios juraron permanecer juntos en la salud y en la enfermedad.
Esta promesa se ha visto cumplida con satisfacción y es por eso que el matrimonio ha retornado ante el Creador para darle gracias por sus bodas de plata y mantenerlos juntos, gracias al amor que los unió como esposos.
El templo de Cristo Rey fue el recinto religioso que enmarcó la renovación de sus promesas nupciales, a cuya ceremonia acudieron acompañados de sus dos hijos, Gloria Lizbeth y Carlos Gerardo, quienes elevaron plegarias al Señor para que mantenga viva y con bendiciones la unión entre sus padres, petición a la que se unieron los padrinos de velación, Armando Muñoz y Martha Chávez.
De nueva cuenta, la pareja intercambió argollas, arras y, sobretodo, las palabras que definen su compromiso como eterno e indisoluble ante los hombres.
Para festejar tan emotiva ocasión, el matrimonio Muro Aguilar departió alegre convivencia junto a sus familiares y amigos más allegados, de quienes recibieron felicitaciones y sinceros deseos de que su relación sea ejemplo para futuras generaciones.