El matrimonio conformado por Ramiro Arzola González y María del Carmen Rodríguez Medina, renovó sus votos de amor, durante una celebración en el templo de Nuestra Señora del Refugio.
A las bodas de plata acudieron los herederos del matrimonio, Fernanda, Abraham Humberto y Andrea, con el propósito de dar gracias a Dios por permitirles conformar su familia al lado del matrimonio Arbola Rodríguez.
María de Lourdes Rodríguez Medina y Jesús López Martínez tuvieron el honor de ser los padrinos de velación y, comprometidos con los celebrantes, elevaron sus plegarias al Padre Divino para que éste les conceda continuar en la construcción de su felicidad.
Durante la ceremonia, el matrimonio nuevamente intercambió sus argollas y fueron sus hijos quienes participaron de este hermoso rito sagrado, colocando el lazo a sus padres.
Allegados a la pareja, participaron también de la eucaristía, al igual que su festejo que se llevó a cabo momentos después de concluir la santa misa.
El salón Crisval se convirtió en el escenario perfecto para que los esposos, como el día de su boda, compartieran el hermoso vals que bailaron por vez primera.
La velada se prolongó por varias horas, momentos que la familia completa disfrutó enormemente con el acompañamiento de sus seres queridos.