Hace treinta años comenzó una hermosa historia de amor para la pareja de enamorados formada por Armando y Lila.
Ambos decidieron dar fin a la etapa de noviazgo y comenzar una nueva vida en matrimonio, por lo que decidieron unirse hasta que la muerte los separe.
Desde entonces, los esposos han compartido un gran cúmulo de experiencias, algunas dulces, otras amargas; sin embargo, con su amor han sabido salir victoriosos pese a las adversidades de la vida cotidiana.
Ahora, nuevamente arribaron a la Casa de Dios para renovar sus votos matrimoniales y reiterar su compromiso matrimonial.
La capilla del Sagrado Corazón (Los Fresnos) enmarcó la ceremonia donde Armando y Lila compartieron inolvidables momentos con sus hijos: Armando, Alejandro y Paulina, quienes también se unieron en oración a sus padres, pidiendo a Dios por su salud y bienestar.