La Parroquia del Señor del Encino enmarcó las bodas de plata en honor a Miguel Ángel García Pedroza y Ana Lilia López Ornelas.
Al recinto sagrado, la pareja arribó acompañada de sus respectivos familiares y amigos, de quienes recibieron felicitaciones y cálidas muestras de afecto.
El momento más significativo fue cuando la pareja renovó sus votos matrimoniales y como hace 25 años, prometieron amor, respeto y fidelidad, sólo que ahora agradecieron a Dios por tantas bendiciones en su hogar.
Entre los invitados, destacó la presencia de Antonio Torres y María de los Ángeles Villalobos, quienes fungieron como padrinos de Miguel Ángel y Ana Lilia.
Antes de que la ceremonia llegara a su fin, el ministro de la Iglesia derramó infinitas bendiciones sobre los esposos, invitándolos a permanecer unidos con amor, así como ser agradecidos con el Creador, tanto por las cosas buenas como por las malas, pues ambas dijo “los llenarán de experiencias que fortalecerán su relación”.
Al final, los festejados salieron al atrio del templo, al encuentro de sus seres queridos, de quienes recibieron buenos deseos.