Ante el altar del Cristo Negro del Señor del Encino, renovaron sus votos matrimoniales Óscar Fragoso Reynoso y Érika Sánchez Ponce.
La ceremonia tuvo como fin celebrar los veinticinco años de matrimonio que ha cumplido esta feliz pareja.
Ante la presencia de sus seres queridos, en especial de su hija Rosa Isela, el matrimonio Fragoso Sánchez volvió a jurar amor, respeto y fidelidad hasta el fin de sus vidas.
El sacerdote celebrante felicitó a la pareja por su permanencia y lealtad, pues si bien se han presentado problemas a lo largo de su vida matrimonial, éstos no han sido obstáculos que no hayan podido vencer a base de su entrega y amor mutuos.
Asimismo, les hizo un llamado para que continúen fortaleciendo su relación y no desfallezcan en su empeño de mantenerla y proporcionarse las alegrías, el apoyo y el cariño necesarios para avanzar en el camino que han escogido como pareja.
Luego de concluida la ceremonia religiosa, Óscar y Érika partieron junto con sus familiares y amistades más cercanas rumbo a una convivencia para brindar por sus bodas de plata.