La capilla de San Fernando Rey fue el recinto idóneo para la celebración de las Bodas de Perla entre Joel Martínez González y Angélica González López.
Sus hijos, Viviano, Lucía y Joel, fruto de su amor, los acompañaron en la misa de acción de gracias por 30 felices años de vida matrimonial, de la que ellos han sido testigos.
Los jóvenes han tenido a bien orar por los autores de sus vidas, solicitando al Creador mantenga unida a su familia como lo ha hecho durante tres décadas.
El Padre Adrián Luévano, amigo entrañable de los esposos, presidió la ceremonia como lo hizo 30 años atrás, cuando los unió en matrimonio y los guió en la expresión de votos que fielmente juraron ante Dios.
Al igual que ese día, Joel y Angélica, intercambiaron la promesa de amarse y respetarse hasta el fin de sus días y de nueva cuenta portaron las argollas, las arras y el lazo que en esta ocasión los padrinos fueron sus tres hijos.
Con esta promesa, Viviano, Lucía y Joel, bendijeron fraternalmente a sus padres agradeciéndoles el don de la vida y brindándoles un hogar lleno de cariño.
La celebración concluyó con los calurosos aplausos de los presentes y las interminables muestras de afecto por parte de familiares y amigos que se congregaron en el lugar para felicitar a la familia Martínez García.