Alberto Bortoni
Agencia Reforma

La generación actual del Altima se encuentra a la mitad de su ciclo y Nissan ha decidido darle una actualizada para hacerlo parecer un poco más al sedán insignia de la marca, el Maxima.
El nuevo Altima comenzará a venderse en Estados Unidos en unos cuantos días más como modelo 2016, sin embargo a México llegará hasta el segundo trimestre del 2016 y se venderá como modelo 2017.
Estéticamente los cambios más importantes están en el frente. Tiene un nuevo cofre, más alto y con líneas más agresivas que siguen las líneas de la fascia. La parrilla tiene más marcado el diseño corporativo, con una marcada forma de “V” y los faros, bastante más estilizados ahora, tienen la forma de bumerán que la marca quiere incluir como distintivo en sus modelos.
Los cambios en su silueta ayudan a la aerodinámica, que con un coeficiente de 0.29 era ya de por si bastante buena. En el nuevo modelo, al menos en la versión de Estados Unidos en donde la parrilla puede cerrarse, el coeficiente aerodinámico se redujo a 0.26. Las versiones para México quizá no tendrán este equipamiento pero también gozarán de una mejora aerodinámica, conseguida en gran medida por una mejor aerodinámica de la parte inferior del sedán.
La parte trasera también fue actualizada, con cambios en las calaveras y algunos detalles en la fascia, pero para un observador común será difícil distinguirlos a menos que se tenga el modelo anterior al lado para compararlo.
En el interior los cambios son más conservadores y aunque hay algunos detalles en el tablero y combinaciones de materiales que han cambiado los cambios han sido realmente menores.
En donde sí han habido algunas mejorías importantes han sido en los temas de tecnologías, aunque muchas de ellas estarán disponibles sólo en las versiones de alta gama. Uno de los temas importantes en el Altima es la adición de sensores de radar.
El Altima podrá ser equipado con radar en el frente, el cual advierte de frenados de emergencia que realicen dos vehículos adelante e incluso, de ser necesario podría aplicar los frenos para evitar o reducir la intensidad de un impacto.
Además del sensor frontal están los sensores traseros, cuya operación es más al salir de un estacionamiento en batería. Estos sensores de tráfico cruzado alertan al conductor cuando está saliendo en reversa de un lugar con poca visibilidad.
En la parte dinámica los motores siguen siendo el 2.5 litros de cuatro cilindros y el 3.5 litros de seis cilindros. El motor de seis cilindros es el de 270 caballos y 251 lb-pie de torque, sin cambios importantes.
En el caso del cuatro cilindros, los cambios han sido para mejorar su confiabilidad según argumenta Nissan. Entre los cambios se ha aumentado un poco la relación de compresión, se han reducido fricciones internas y se ha colocado una nueva bomba de aceite. Los cambios no se reflejan en la potencia, que se mantiene en -los 182 caballos.
Para todas las versiones se han hecho algunas adecuaciones en suspensión, en donde prácticamente todos los componentes fueron revisados y actualizados.
El Altima tiene ahora una apariencia más agresiva y dinámica que sus competidores. Queda por ver si dicha apariencia estética está fundamentada con un chasis que responda a las promesas de su carrocería.