La tartamudez puede rehabilitarse con terapia y sin utilizar fármacos, ya que su causa suele ser un problema emocional, afirmó Fernando Arredondo Resillas, especialista en audiología, foniatría y otoneurología de la Unidad de Medicina Física y Rehabilitación Norte del IMSS.

A través de un comunicado explicó que la tartamudez se presenta con mayor frecuencia en menores de 5 años y se caracteriza por interrupciones frecuentes al momento de querer pronunciar una palabra.

Eso sucede, describió, debido a que se presenta un desequilibrio entre lo que se piensa y lo que se debe decir.

“Muchas veces pensamos más rápido de lo que podemos hablar, por lo que hay que buscar ese equilibrio para que el niño logre expresar de forma adecuada lo que está pensando”, detalló.

El especialista aseguró que la mayoría de las causas de la tartamudez se relacionan con alteraciones emocionales en los niños, principalmente en aquellos que están sometidos a constante estrés o que viven en un entorno familiar complicado.

Expuso que los niños con ese problema que no reciben tratamiento oportuno presentan dificultades para socializar, baja autoestima y menor rendimiento escolar, ya que les cuesta trabajo descifrar lo que está escrito.

La terapia para rehabilitar la tartamudez, dijo, consiste en que el niño practique ejercicios de respiración, relajación, de ritmo entre lo que piensa y lo que dice, cantar y decir trabalenguas para que logre la fluidez.

También incluye realizar ejercicios como sonreír, llevar la lengua hacia arriba, abajo y de un lado a otro para que el niño aprenda a utilizar todos los órganos y músculos que hay en la boca.

Aunque el menor acude de dos a tres veces a la semana a terapia, destacó, el apoyo familiar en casa es de suma importancia.

Además, recomendó, es necesario revisar si el papá, la mamá o los hermanos tienen algún problema similar y buscar resolver el trastorno en conjunto.