Volverá a intentar el Ayuntamiento concretar el proyecto de una compactadora; el alcalde Juan Antonio Martín del Campo reconoció que los 30 millones de pesos destinados a ello fueron regresados a la Semarnat, ya que no se cumplió con los requerimientos exigidos y el Cabildo no lo aprobó; agregó que dejará en marcha las gestiones necesarias para la consolidación del relleno sanitario seco.

“Hicimos la gestión a través de Semarnat, llegaron recursos, los tuvimos que regresar y eso duele muchísimo porque eso era para una compactadora, no pudimos concretizar el proyecto, por eso voy a hacer un segundo intento para que a través del Cabildo me puedan autorizar; lo voy a hacer definitivamente, lo voy a someter, espero tener el apoyo de los regidores; en caso de que los regidores no lo voten a favor, será la próxima administración y dejar después yo todo el proyecto”, apuntó.

El primer edil precisó que también durante su gestión ha intentando llevar a cabo la construcción de un relleno sanitario seco, para la cual se estima una inversión de 300 millones de pesos; al ser un recurso con el que el Municipio no cuenta subrayó que lo más viable es contar con la participación de la iniciativa privada para que pueda llevarse a cabo.

“No se ha podido, yo espero que antes de que termine esta administración hacer el último esfuerzo para poder tener un relleno sanitario en mejores condiciones y sobre todo un relleno sanitario seco. No nos va tocar en esta administración, estoy consciente de eso, sin embargo, esteremos dejando todo el proyecto para que una vez aprobado por el Cabildo y también ratificado por el Congreso, ojalá que la próxima administración pueda cristalizar este proyecto y ser una vez más Aguascalientes el puntero en los servicios públicos”, indicó.

El presidente municipal detalló que el proyecto consiste en poder tener bandas separadoras, un tropel en donde se ponga lo orgánico, lo inorgánico y con esto poder tener una compactación mucho mejor y más eficiente; además contará con un embalaje para que las pacas se cubran con hule, y se eviten los malos olores, la contaminación al medio ambiente y a los mantos acuíferos.

“El Gobierno Municipal no estaría invirtiendo absolutamente ni un solo eso que sería a lo mejor de una PPS a través de la iniciativa privada, por cierto tiempo que se pueda dar el servicio, una vez concluido este contrato, automáticamente todo lo que es la maquinaria llegaría a ser del municipio; entonces tendríamos varias ventajas porque ahorita la tonelada de basura al municipio le cuesta aproximadamente 110 pesos, y por lo tanto el poder tener ese tipo de sistemas bajaría muchísimo los costos y ahí tendríamos también ahorros”, enfatizó.